Cuidados básicos para los pacientes que tienen prótesis de rodilla

cuidados-basicos-protesis-rodillas

En un porcentaje pequeño de casos, las prótesis de rodilla causan rechazo.

Una persona con prótesis de rodilla verá cómo su calidad de vida aumenta gracias a esta

Sonia Navarro
Se lee en 2 minutos

Las operaciones para implantar prótesis de rodilla son una de las intervenciones más habituales en los hospitales españoles. La media de edad de los pacientes que se someten a ellas ronda los 60 años.

Estas prótesis suelen tener una duración de 15 a 20 años, periodo tras el cual deberán ser reemplazadas. Para tener una vida plena con ellas, se deben seguir una serie de consejos y cuidados a tener en cuenta tras recibir este tipo de prótesis.

Gabriel Domecq Fernández de Bobadilla, especialista del  Servicio de Cirugía Ortopédica y Traumatología del Hospital Virgen del Rocío (Sevilla) y director del Máster de Rodilla en colaboración UNIA-SATO, explica que los pacientes que van a someterse a esta operación “deben saber que la prótesis de rodilla se implanta en una articulación muy deteriorada. Esta ya ha llevado a unas limitaciones funcionales importantes al paciente”.

Vuelta a la normalidad con una prótesis de rodilla

Además, el especialista en Cirugía Ortopédica y Traumatología mantiene que “la calidad de vida del paciente mejora ostensiblemente con la implantación de una prótesis de rodilla”.

En cuanto a los hábitos que debe realizar una vez se haya recuperado de la operación, Gabriel Domecq señala que estos “se asemejarán casi a la normalidad con respecto a la franja estándar de su edad. Por eso, esto último, tiene una serie de restricciones y limitaciones en pacientes jóvenes. En estos casos, se intenta siempre retrasar la indicación en esta franja de edad”.

Sobre las contraindicaciones, explica que “es evidente que, si tiene el paciente que mantener un implante metálico en su hueso, no debe practicar deportes de impacto. El paciente que se pone una prótesis de rodilla tiene una función muy deteriorada. El implante se indica principalmente para quitar dolor no para hacer deporte”.

Posibilidades de rechazo a la prótesis de rodilla

Además, reitera que el paciente con prótesis “debe tener un cuidado especial con su rodilla. El paciente debe ser consciente que tiene un implante metálico que va a debilitar la naturaleza normal de esa rodilla”.

Por último, el especialista señala que se deben distinguir entre dos tipos de rechazo: “Hay que distinguir entre rechazo en el vulgo (suele ser infección del implante) e insatisfacción ante el resultado del implante. Esto último puede ascender, según la literatura científica, casi al 20 por ciento y tiene una variedad amplia de posibles causas: Expectativas erróneas, estado anímico y cultural ante el dolor, capacidad de superación, técnica quirúrgica, control del dolor postoperatorio, etc.”

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Apoteka está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.

Te puede gustar