¿Cada cuánto hay que cambiar el cepillo de dientes?

Cepillo de dientes

Los expertos recomiendan no dejar los cepillos de dientes juntos.

Para que el cepillo de dientes no pierda su eficacia, hay que sustituirlo cada tres meses

Andrea Pérez
Se lee en 3 minutos

¿Cada cuánto tiempo cambias tu cepillo de dientes? El recambio y cuidado de este producto no es algo baladí, ya que está en juego la salud de nuestra boca. La farmacia es un lugar seguro y de confianza donde adquirir un cepillo de dientes. Allí, los profesionales indicarán cuál es el mejor cepillo para cada persona y nos ayudarán en su elección.

“El cepillo de dientes, junto con el hilo dental, es un elemento indispensable para la higiene bucodental. Con estos productos se eliminan los residuos de alimentos y depósitos de placa bacteriana de los dientes y tejidos blandos”, explica Rosa Arnau Salvador, vocal de Alimentación del Colegio de Farmacéuticos de Castellón (Icofcs).

¿Cuándo cambiar el cepillo de dientes?

La experta recomienda cambiar el cepillo de dientes aproximadamente cada tres meses. No obstante, si las cerdas o filamentos están demasiado desgastados se debe sustituir por uno nuevo antes. No hacer este recambio cuando toca puede tener consecuencias negativas en nuestra boca como caries o encías inflamadas.

“Un cepillo de dientes desgastado no sirve para limpiar los dientes porque la evidencia científica demuestra que no puede eliminar la placa bacteriana o biofilm bucal (ecosistema microbiano) con la misma eficacia que uno en óptimas condiciones. Además, unos filamentos deteriorados incrementan la contaminación bacteriana“, indica Arnau.

En esta misma línea, la farmacéutica alerta de que si el cepillo se gasta con mucha rapidez probablemente es que se aplica demasiada presión durante el cepillado. “Esto puede llegar a desgastar el esmalte dental, dañar las encías, o que aparezca sensibilidad dental”, afirma.

8 consejos para el uso del cepillo de dientes

Las cerdas que forman parte de los actuales suelen ser de nailon, según concreta Arnau, este material es más resistente y flexible que las cerdas de animales que se usaban antes. Además, el nailon tiene más ventajas como que su secado es más rápido, lo que evita la contaminación por bacterias, y las cerdas están mejor adheridas y no se desprenden tan fácilmente.

Sin embargo, a pesar de los numerosos beneficios del nailon, la profesional subraya que el propio cepillado de los dientes origina que las cerdas de los cepillos se vayan debilitando y doblando, perdiendo su eficacia. En este sentido apunta que:

  • El desgaste del cepillo hace que las cerdas se tuerzan y pueden causar daños en las encías durante el cepillado, provocando tanto la inflamación como el sangrado del tejido blando, así como la retracción de las encías. Este deterioro se produce aunque a simple vista no distingamos apenas ninguna diferencia.
  • Después de cepillarnos los dientes, debemos lavar bien el cepillo y asegurarnos de no dejar restos de comida o pasta dental entre las cerdas. No se debe usar agua caliente ya que las cerdas se deforman.
  • Después de enjuagar el cepillo, hay que secarlo bien dándole unos golpes sobre el lavabo.
  • Es recomendable guardar el cepillo ventilado, sin cubrirlo, pues acumula humedad que favorece la proliferación de hongos y bacterias.
  • Las tapas para las cerdas sirven sólo para protegerlas y evitar que se doblen durante un viaje.
  • La mejor opción, siempre que sea posible, es depositar el cepillo en posición vertical en un recipiente, al aire libre, y sin entrar en contacto con otros cepillos u objetos.
  • Deberíamos también mojar las cerdas siempre antes de usar el cepillo, esto las humedece y ablanda, prolongando su vida útil.
  • Nunca debemos compartirlos. Los cepillos dentales son elementos personales e intransferibles. Usar el cepillo de dientes de otra persona podría ocasionar infecciones indeseadas.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Apoteka está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.

Te puede gustar