La importancia de la alimentación con zinc para el sistema inmunitario

Un plato de comida de carne y verduras
La alimentación con zinc no debe faltar en nuestra dieta

La alimentación con zinc tiene su principal fuente en productos de origen animal

Sonia Navarro
Se lee en 4 minutos

Los alimentos con zinc han adquirido mucho protagonismo durante el último año. La pandemia de Covid-19 ha situado a los suplementos de zinc, junto a los de otras vitaminas como la D y la C, en la primera línea de productos vendidos en la farmacia. Su ayuda, entre otras funciones, al sistema inmunitario le ha dado esta fama.

José María Galdeano, farmacéutico y vocal de Alimentación, Nutrición y Seguridad Alimentaria del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Málaga, explica que el zinc es un micronutriente que el ser humano necesita para estar sano. Este juega un papel crucial en la defensa del organismo ante infecciones bacterianas y víricas, así como en el proceso de fabricación de proteínas. Además, recalca que, durante el embarazo y la infancia es fundamental para el desarrollo correcto del cuerpo.

Alimentos y suplementos con zinc

Otra de sus funciones en la de favorecer la cicatrización de las heridas y el funcionamiento normal del sentido del gusto y el olfato.

Las fuentes principales de zinc en la alimentación son :

  • El hígado.
  • La carne roja .
  • Las ostras.
  • Las almejas.
  • Los frutos secos como las almendras, avellanas y anacardos.
  • El pollo y el pavo.
  • El queso. Puedes escoger las versiones menos calóricas de este alimento como el requesón y el queso fresco.

En aquellos que necesiten un suplemento, como es el caso de la población vegana y vegetariana, en la farmacia pueden encontrar suplementos de zinc fácilmente ya que casi todos los suplementos multivitamínicos contienen este mineral.

Galdeano explica que el zinc también se vende en suplementos solo o combinado con calcio, magnesio u otros ingredientes. Los suplementos se presentan en distintas formas, entre ellas: gluconato de zinc, sulfato de zinc y acetato de zinc. Además, recalca que no existen evidencias sobre que “una de estas formas de presentación sea más eficaz que las otras”.

Personas con más probabilidad de deficiencia en zinc

Aunque, generalmente, la mayoría de las personas obtienen suficiente zinc de los alimentos que consumen, el farmacéutico señala que existen ciertos grupos de población que son más propensos que otros a tener dificultades para obtener suficiente zinc. Estos son los siguientes.

  1. Personas sometidas a cirugía gastrointestinal (para perder peso) o que sufren trastornos digestivos (colitis ulcerativa o enfermedad de Crohn). Estas enfermedades pueden reducir la cantidad de zinc que absorbe el cuerpo e incrementar la pérdida de zinc en la orina.
  2. Vegetarianos. No consumen carne, que es una buena fuente de zinc. Además, los cereales que suelen comer poseen ingredientes que impiden que el cuerpo absorba el zinc de forma completa. Por este motivo, los vegetarianos deberían consumir un 50 por ciento más de zinc que las cantidades recomendadas.
  3. Bebés mayores de 6 meses de edad que toman leche materna. La cantidad de zinc que reciben de la leche materna no es suficiente para su edad. Los bebés mayores que no consumen leche artificial (fórmula) deben comer alimentos con zinc, como los purés de carne. Los bebés que toman leche artificial reciben suficiente zinc de las fórmulas para bebés.
  4. Alcohólicos. Las bebidas alcohólicas reducen la cantidad de zinc que absorbe el cuerpo e incrementan la pérdida de zinc en la orina. Además, las personas alcohólicas consumen poca cantidad y variedad de alimentos; por ello, puede ser  que no obtengan el zinc en cantidad suficiente.

Causas de la deficiencia en zinc

En cuanto a las claves por las que puede producirse esta deficiencia de zinc, el farmacéutico señala estas posibles causas:

  • Ingesta insuficiente.
  • Dietas con alto contenido en fósforo.
  • Problemas en la absorción intestinal.
  • Pérdidas corporales excesivamente elevadas.
  • Determinadas enfermedades.

Suplementos de zinc y medicamentos

El farmacéutico señala que se debe tener cuidado cuando se esté bajo tratamiento médico y se tomen suplementos de zinc porque “pueden interactuar o interferir con los medicamentos y, en algunos casos, éstos pueden reducir los niveles de zinc presentes en el cuerpo”.

Los casos en los que esto puede producirse son los siguientes:

  1. Antibióticos (quinolonas y tetraciclinas): Tomar suplementos de zinc en tratamiento con antibióticos (de quinolonas y tetraciclinas) reduce la absorción de ambos; por ello, se recomienda tomar el antibiótico por lo menos 2 horas antes de tomar un suplemento dietético de zinc.
  2. Penicilamina (para la artritis reumatoide): Los suplementos dietéticos de zinc pueden reducir la cantidad de penicilamina (tratamiento para la artritis reumatoide) que absorbe el cuerpo y, por tanto, su efecto; por ello, se deben tomar los suplementos de zinc por lo menos 2 horas antes de ingerir la penicilamina.
  3. Diuréticos: Aumentan la cantidad de zinc que se elimina en la orina; por ello, el tratamiento a largo plazo con medicamentos diuréticos (tiazidas e hidroclorotiazidas) puede reducir la cantidad de zinc en el cuerpo.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Apoteka está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.

Te puede gustar