Lubricantes: clases y beneficios en las relaciones sexuales

lubricantes-clases-beneficios

Los principales lubricantes son de base de agua o de silicona.

Estos geles se pueden utilizar en diferentes prácticas y evitan dolores durante la penetración

Andrea Pérez
Se lee en 3 minutos

Incluir lubricantes en la práctica sexual es una de las principales recomendaciones de los profesionales dedicados a la Sexología. “Estar lubricadas al momento de tener relaciones sexuales con coito es importante porque da espacio a penetraciones agradables en las que no se sienta molestia por la fricción del pene o del juguete erótico”, comenta la sexóloga Tatiana Aponte Cruz. “Mientras que para el sexo anal es indispensable ya que el ano no lubrica”, añade.

Para iniciarse en su uso, esta profesional explica en Apoteka los principales tipos y sus pros y contras:

• Base de agua:
Pros – son compatibles con el condón, pueden usarse en relaciones sexuales vaginales, anales y con juguetes eróticos; son fáciles de limpiar y no manchan.
Contras – al ser de base acuosa se disuelve en el agua, por lo que no son recomendables para practicar sexo en la ducha o piscina.

• Base de silicona:
Pros – son los más adecuados para el sexo anal y relaciones eróticas en la ducha, ya que son muy duraderos y se diluyen con dificultad en el agua. Son compatibles con el látex.
Contras – no es recomendable su uso con juguetes eróticos. Es necesario jabón para su eliminación.

“No hay que acomplejarse por necesitar su uso o por tenerlos en la mesilla de noche, de hecho, es lo recomendable”, afirma la sexóloga Ángela Aznárez Gámez.

¿Cuáles son los beneficios de utilizar lubricantes?

Ambas sexólogas consideran que estos geles tienen numerosos beneficios:

  • Ayudan a prevenir infecciones y dolor en el coito
  • Evitan que el condón se rompa por la sequedad
  • Añaden una sensación nueva al percibir los distintos efectos como el frío o el calor
  • Favorecen diferentes movimientos durante la penetración
  • Logran ampliar la duración del encuentro sexual
  • Disfrutar más del sexo oral con los geles de sabores
  • Enriquecer la vida erótica

En muchas ocasiones, se relaciona la falta de lubricación natural con la escasez de deseo o excitación, pero es una creencia errónea. Hay muchos factores que influyen, el primero, según apunta la experta Aznárez Gámez, es que “cada persona tiene sus niveles de lubricación, no todas tienen por qué lubricar igual y no pasa nada”.

Por otro lado, Aponte Cruz indica que hay ciertos fármacos como los antihistamínicos, anticolinérgicos (para la alergia) o supresores de estrógeno y otras causas como la menopausia, tratamientos oncológicos, el embarazo y cambios hormonales, que provocan “una reducción en la lubricación vaginal aún cuando la mujer está excitada”.

¿Con qué lubricante iniciarse en el sexo anal?

Según explica la sexóloga Tatiana Aponte Cruz para el sexo anal hay lubricantes que te ayudan a “relajar el esfínter y a dilatarlo, a modo de preparación para la penetración”.

En este caso el uso de estos geles es indispensable ya que “sirven para evitar dolores indeseados, erupción por la fricción o algún rasgado en el proceso”. “Un lubricante a base de silicona o con efecto relajación sería ideal esta práctica”, concluye la experta.

Por último, sea cual sea la práctica sexual, Ángela Aznárez Gámez comenta que “siempre hay que mirar que no deterioren el preservativo para evitar sustos innecesarios”.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Apoteka está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.

Te puede gustar