Recomendaciones para detectar, prevenir y tratar la osteoporosis

Una mujer practica deporte en el suelo
Dos millones de mujeres en España padecen osteoporosis

Las fajas dorsolumbares y la vitamina D pueden ayudar a mitigar los efectos de la osteoporosis

Sonia Navarro
Se lee en 4 minutos

La osteoporosis es conocida como la ‘epidemia silenciosa’ entre los profesionales de Reumatología. Esta enfermedad provoca la disminución de la densidad de la masa ósea de los huesos, algo que se traduce en una fragilidad que conlleva a una mayor predisposición a sufrir fracturas.

Para intentar ponerle freno al avance de la osteoporosis y al dolor que provoca, María del Carmen Mijimolle Cuadrado, farmacéutica y vocal Nacional de Ortopedia del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos (Cgcof), recuerda en que las farmacias hay disponibles determinados tipos de fajas dorsolumbares para frenar las molestias en esta zona de la espalda.

La farmacéutica explica que siempre debe consultarse con el especialista el uso de este tipo de fajas que sirven para mitigar el dolor. Y es que recalca que “la osteoporosis puede afectar mucho a la columna, siendo un proceso muy doloroso para los pacientes”.

Por ese motivo, estas fajas específicas para la osteoporosis pueden convertirse en un gran aliado para todo aquel que padezca esta enfermedad. Concretamente, según los datos de la Fundación Española de Reumatología, es una dolencia que afecta a un mayor número de mujeres, sobre todo después de la menopausia.

La causa es que las mujeres tienen un pico de masa ósea -este suele producirse entre los 30 y 35 años- menor que los hombres, y que la menopausia acelera la pérdida de hueso.

Mejorar los dolores provocados por la osteoporosis

Este desequilibrio entre el calcio que se fija en los huesos y el que se destruye es el responsable de la osteoporosis, explica la vocal de Ortopedia del Cgcof. Además, recomienda una serie de hábitos que pueden mejorar la calidad de vida de todos aquellos que padezcan esta enfermedad:

  • Mantener niveles correctos de vitamina D. La vitamina D juega un papel muy importante en el proceso de absorción del calcio en los huesos. Por eso, es importante tener unos niveles adecuados de esta vitamina, para no propiciar que el calcio que ingerimos con nuestra dieta se pierda. Desde las oficinas de farmacia explican que disponen de distintos suplementos de vitamina D -mayoritariamente en formato cápsulas- que pueden mejorar esta absorción.
  • Tener unos hábitos saludables. Desde la Fundación Española de Reumatología recalcan que el tabaco y el alcohol son dos factores de riesgo para la osteoporosis. Además, es muy importante mantener una alimentación saludable donde los lácteos y las verduras jueguen un papel protagonista.
  • Practicar deporte. El deporte ayuda a ralentizar el proceso de pérdida de masa ósea. Entre todas las prácticas deportivas, la más recomendable es la natación. Sus ejercicios de bajo impacto ayudan a mejorar los síntomas provocados por la osteoporosis.

Causas de la osteoporosis

La osteoporosis es una enfermedad muy extendida en nuestro país, afecta a unos dos millones de mujeres y tiene una prevalencia muy notable en la población que está en la etapa de la menopausia. Según los datos de la Fundación Española de Reumatología, 1 de cada 4 mujeres en la menopausia la sufren.

Aún así, existen otros factores que también influyen en la aparición de esta enfermedad. Estos son los siguientes:

  • Menopausia temprana. La pérdida de la menstruación antes de la llegada de la menopausia, ya sea por causas naturales o quirúrgicas, provoca que el cuerpo esté durante más años sin hormonas ováricas, lo que se traduce en una mayor pérdida de masa ósea.
  • Genética. Las personas que padecen osteoporosis tienen más probabilidades de que sus hijos también la sufran.
  • Dieta. Un consumo reducido de calcio se asocia con una mayor incidencia de esta enfermedad.
  • Raza. Las mujeres de raza blanca tienen más tendencia a sufrir osteoporosis.
  • Embarazo. No tener hijos es un factor de riesgo en la enfermedad, según la Fundación Española de Reumatología.
  • Peso. Tener un peso por debajo del IMC (Índice de Masa Corporal) normal aumenta las probabilidades de pérdida de masa ósea.
  • Tabaco. El tabaco es un factor de riesgo asociado a la aparición de esta enfermedad. También el alcohol está incluido en estos hábitos de vida que aumentan las probabilidades de padecer osteoporosis.
  • Sedentarismo. El reposo facilita la reducción de masa ósea. Por lo tanto, mantenerse activo es una buena manera de evitar que los huesos sean más frágiles con el paso del tiempo.

Tags
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Apoteka está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.

Te puede gustar