Suplementos vitamínicos: qué son y para qué sirven

Imagen de pastillas
Los fabricantes los comercializan en diferentes formas: cápsulas, pastillas, ampollas de líquido, etc.

En los complementos alimenticios están presentes una amplia gama de nutrientes, como vitaminas o minerales

Cristina Alcalá
Se lee en 4 minutos

Los complementos alimenticios son productos basados en fuentes de nutrientes concentradas y cuyo objetivo es complementar la ingesta de esos nutrientes en una dieta normal, según explica del Ministerio de Sanidad.

Aunque una dieta adecuada y equilibrada (basada en frutas y verduras) proporciona todos los nutrientes necesarios para el normal desarrollo de un organismo sano, en su informe, Aesan detecta que esta situación ideal no siempre se produce para todos los nutrientes, ni para todos los grupos de población. Por tanto, se suelen emplear los complementos alimenticios para acompañar a la dieta equilibrada, siempre y cuando, que éstos no la sustituyan.

Las sustancias de los complementos alimenticios

Tal y como explica el Ministerio de Sanidad, en los complementos alimenticios están presentes una amplia gama de nutrientes y otros elementos, como pueden ser: vitaminas, minerales, aminoácidos, ácidos grasos esenciales, fibra o diversas plantas y extractos de hierbas.

Asimismo, y teniendo en cuenta que la ingesta de complementos alimenticios es opcional para el consumidor, los fabricantes están obligados a indicar cuáles son los niveles máximos para ciertos nutrientes. Esto sirve para garantizar que la utilización normal de estos productos se hace de acuerdo con las instrucciones y no se produce una ingesta excesiva y continuada de los mismos, así como comercializarlos con la denominación de ‘complemento alimenticio’.

Además, incide Aesan, para garantizar que estos productos permitan conseguir el propósito de complementar la ingesta de vitaminas y minerales en la dieta habitual, “estas sustancias deberán encontrarse en cantidades significativas en los complementos alimenticios”.

Para qué sirven los complementos alimenticios

La Aesan identifica hasta 49 sustancias que pertenecen a distintos grupos que pueden contener los complementos alimenticios. Estas son: ácidos grasos, aminoácidos, péptidos, enzimas, flavonoides, carotenoides, nucleótidos, polisacáridos, oligosacáridos y otros.

Los fabricantes las comercializan en diferentes formas, desde cápsulas, a pastillas, tabletas, píldoras, bolsitas de polvos, ampollas de líquido, botellas con cuentagotas y otras formas similares de líquidos y polvos que deben tomarse en pequeñas cantidades unitarias.

Pero, ¿para qué sirven? Tal y como detallan los expertos tanto de Sanitas como de DKV, la recomendación de un suplemento alimenticio se justifica, sobre todo, tras una valoración médica que evidencie una alimentación deficitaria y baja ingesta de una o más vitaminas y/o minerales. Es por ello por lo que se recomiendan los suplementos alimenticios en algunas etapas de la vida o situaciones específicas por problemas de salud, como son:

  1. Complementos alimenticios para el embarazo: antes y después de la concepción, los expertos recomiendan tomar ácido fólico (vitamina B9) para asegurar su aporte y evitar defectos del tubo neural, ya que esta vitamina participa en la formación del material genético. En este sentido, el Ministerio de Sanidad también considera que podrían ser aconsejables los suplementos de hierro para prevenir la anemia ferropénica, y los de yodo para un correcto desarrollo cerebral del bebé.
  2. Complementos alimenticios para la anemia ferropénica: su tratamiento se basa en la administración oral de hierro y, aunque la causa suele ser una dieta pobre en hierro, también es debido a pérdidas menstruales, hemorragias crónicas que pasan inadvertidas o a una absorción insuficiente debido a enfermedades que afectan al intestino.
  3. Complementos alimenticios para vegetarianos: tanto para este colectivo como para veganos y ovolactovegetarianos, se aconseja un suplemento nutricional de vitamina B12, ya que solo se encuentra en alimentos de origen animal. Asimismo, si la persona tampoco consume leche ni huevos, los expertos valoran si es necesario un aporte extra de hierro o de calcio, aunque por lo general se puede conseguir cubrir las cuotas óptimas a través de alimentos como las legumbres, los frutos secos, las semillas, las verduras de hoja verde o el brócoli.
  4. Complementos alimenticios para deportistas: el ejercicio intenso, especialmente si es en el ámbito profesional, provoca un importante desgaste muscular. Por ello, hay una gran variedad de productos diseñados para el deportista, especialmente aquellas que aportan vitaminas, minerales o ayudas nutricionales de carácter ergogénico que pueden mejorar el rendimiento.
  5. Complementos alimenticios para ancianos: debido a que esta etapa de la vida puede conllevar falta de apetito, de menor absorción de vitaminas y nutrientes y de la toma de algunos medicamentos, los expertos pueden recomendar la ayuda de algún suplemento alimenticio para complementar la dieta. La mayoría de las vitaminas y minerales dependen de que las enzimas digestivas funcionen correctamente para su total absorción, como ocurre con la vitamina B12, relacionada con la protección del cerebro y con una reducción del riesgo de padecer depresiones o demencia.

Tags
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Apoteka está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.

Te puede gustar