Terapia de pareja: ¿qué beneficios tiene acudir a un profesional?

La terapia de pareja sirve para construir relaciones más sanas.

Tres de cada cuatro relaciones que acuden a estas sesiones mejoran su vínculo

Andrea Pérez
Se lee en 2 minutos

“La terapia de pareja no es un espacio en el que ir a desahogarse o a pelearse con el otro delante de un árbitro”. Así lo afirma la psicóloga especializada en Terapia de Pareja, Susana Ivorra. Sin embargo, en muchas películas lo representan de ese modo. Esta profesional considera que estas sesiones son un lugar al que se acude a trabajar y construir.

“El amor es esfuerzo, no es magia, y más cuando se trata de relaciones de largo recorrido. La función de la terapia de pareja es enseñar dónde y cómo poner esos esfuerzos”, añade la especialista.

La voluntad por arreglar las cosas es uno de los principales requisitos que deben cumplir aquellos que deciden pedir ayuda a un profesional. En especial aquellas parejas que acuden como último recurso, tras años de enfados, frustración e incluso rupturas. Desde EEUU, la Association of Marriage and Family Therapists apuntan que tres de cada cuatro parejas que acuden a terapia admiten que su relación ha mejorado.

¿Cuándo acudir a terapia de pareja?

Ivorra señala que el momento idóneo de acudir a una terapia de pareja es “cuando uno o ambos sienten que han intentado arreglar sus dificultades sin éxito”. No obstante, como decíamos antes, se necesita la cooperación de ambos. El profesional les dará una “visión externa y neutral” que puede servir de guía a la pareja. “

Nadie nos ha enseñado a mantener una relación sana y positiva en el tiempo y en terapia aportamos herramientas para que en el futuro, cuando surjan nuevas dificultades, no necesiten acudir nuevamente a terapia”, comenta la psicóloga. De hecho, se encuentra con personas que se mostraban “reacias” y nunca habían visitado a una psicóloga, pero por el bien de la relación dan el paso.

Sin embargo, hay situaciones en las que no sirve ir a terapia, puesto que son problemas de fondo como no compartir los mismos valores o proyectos de vida. “A veces se comienza la relación sin pararse a pensar si para el futuro desean lo mismo. Temas como hipotecarse o no, hijos o no, vivir en el mismo lugar… Hay aspectos fundamentales que pueden suponer un escollo difícil de superar sin que haya renuncias”, argumenta la experta.

Es importante entender que el objetivo de la terapia no es únicamente que la pareja no rompa, sino conocerse de forma individual y en caso de ruptura, tener en cuenta lo aprendido para futuras relaciones.

¿Qué se trabaja en terapia?

  • La comprensión mutua
  • La comunicación
  • La reconexión con la pareja
  • Los límites
  • Los espacios en pareja e individual
  • La responsabilidad de cada uno

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Apoteka está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.

Te puede gustar