El aceite de rosa mosqueta, un aliado en la rutina de belleza

poder-aceite-rosa-mosqueta

El aceite de rosa mosqueta, un herramienta contra cicatrices y marcas

Se obtiene a partir de las semillas de la Rosa rubiginosa y tiene alto contenido en ácidos grasos esenciales

Sonia Navarro
Se lee en 2 minutos

Victoria Beckham o Kate Middleton son solo dos nombres de una larga lista de famosas que se han declarado fans incondicionales del aceite de rosa mosqueta. Este producto ha conseguido ser un aliado imprescindible en la rutina de belleza de muchas personas.

Pero el poder del aceite de rosa mosqueta no es un descubrimiento reciente. Su capacidad para regenerar e hidratar la piel es conocida desde hace siglos, siendo un ingrediente fundamental en multitud de cremas y productos de belleza, como afirma la farmacéutica Aurora Benaiges.

El aceite de rosa mosqueta se obtiene a partir de las semillas de la Rosa rubiginosa. Su composición química se caracteriza por su alto contenido en ácidos grasos esenciales, vitamina C y betacaroteno, un potente antioxidante. Esta composición le permite ser una herramienta fundamental en la lucha contra las cicatrices y las estrías.

Aceite de rosa mosqueta para marcas del acné

Su uso también está indicado para reducir las marcas provocadas por el acné. En el caso de las pieles grasas, el aceite de rosa mosqueta no está restringido como se podría pensar. Simplemente hay que elegir uno que sea no comedogénico, es decir, que no influya en la sobreproducción de sebo ni obstruya el poro.

A su poder para matizar estrías y cicatrices, se suma su capacidad para restablecer los niveles de hidratación en la piel. Y es que los ácidos grasos esenciales del aceite de rosa mosqueta actúan en la regulación de la elasticidad de la piel y en su hidratación.

Una serie de beneficios que no solo actúan en las capas más externas de la dermis.  El aceite de rosa mosqueta también revitaliza las células de las capas interiores de la piel. Su poder de acción llega hasta los fibroblastos, células productoras del colágeno, la elastina y el ácido hialurónico. Todas ellas son responsables de la firmeza y de la elasticidad de la piel, por lo que el uso de este aceite mejora la apariencia de los signos de envejecimiento facial, como las arrugas de expresión y la pérdida de volumen.

Usos del aceite de rosa mosqueta

Incorporar el aceite de rosa mosqueta en la rutina de cuidados es muy fácil y sencillo. Dependiendo del producto del que se disponga, puede ser utilizado de diferentes maneras:

  1. Aceite de rosa mosqueta puro. Se puede aplicar de dos a tres gotas en el rostro después de la limpieza y antes de la hidratación. En el caso de tener cicatrices o estrías localizadas, se debe incidir en esa zona para fomentar su desaparición.
  2. Aceite de rosa mosqueta en crema. Esta fórmula se puede utilizar para completar la rutina de cuidado tras la limpieza y el uso del tónico.
  3. Aceite de rosa mosqueta puro mezclado con la crema hidratante habitual. Esta forma de aplicación se puede llevar a cabo después de la limpieza, tanto en el ritual matutino como antes de acostarte.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Apoteka está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.

Te puede gustar