Agua de rosas: beneficios para la piel y trucos para elaborarla en casa

elaborar-agua-de-rosas-en-casa

El agua de rosas tiene su origen en Irán, uno de sus principales productores en la actualidad.

Su poder antioxidante rejuvenece la piel y retrasa la aparición de arrugas

Andrea Pérez
Se lee en 2 minutos

La familia de las rosáceas hace años que se encuentra en la Tierra. De hecho, en América se han hallado fósiles de más de 30 millones de años.

Algunas evidencias indican que el origen del agua de rosas es Irán, aunque su aceite y extractos fragantes se empezaron a utilizar en Grecia. Incluso hay quienes afirman que la belleza de Cleopatra tenía relación con los baños de pétalos de rosas que se tomaba la reina de Egipto.

Sea como fuera, son numerosas las propiedades del agua de rosas -tradicionalmente elaborada con Rosa de Dámasco- y sus beneficios para el cuerpo, tal y como describe este estudio dirigido por Mohammad Hossein Boskabady.

Por ello, su uso en cosmética y aromaterapia está muy extendido. Este tónico natural puede comprarse en cualquier farmacia o fabricarse en casa.

Beneficios del agua de rosas

  • Equilibra y estabiliza la producción de sebo y aporta un aspecto de la piel más suave y terso
  • Reduce las infecciones de garganta y la inflamación de encías con enjuagues de agua de rosas
  • Desinflama y refresca las pieles más sensibles
  • Actúa de purificador y limpia las pieles normales
  • Alivia las jaquecas y migrañas utilizando paños humedecidos y colocándolos en la cara, tal y como detallan en este análisis
  • Los antioxidantes que la componen regeneran tejidos y retrasan las arrugas
  • Aplicar agua de rosas tras el maquillaje aumenta su fijación
  • Su aroma es relajante gracias a sus propiedades ansiolíticas y, por ello, se utiliza en ceremonias religiosas
  • Sirve para fortalecer el pelo y evitar su caída
  • Sus propiedades antibacterianas logran acabar con las impurezas de la piel (si se lava la cara por la mañana y por la noche)
  • Ayuda en la cicatrización de granos, cortes y eccemas

¿Cómo elaborar tu propia agua de rosas?

Aquellas personas que quieran crear agua de rosas casera necesitarán preparar:

  • 500 gramos de pétalos de rosas
  • Medio litro de agua destilada
  • Una botella de cristal con cierre hermético
  • Una cacerola con tapa

Una vez que se cuenta con todo, los pasos serán los siguientes:

  1. Vierte el agua en la cacerola junto con los pétalos de rosas
  2. Pon el fuego alto hasta que comience a hervir
  3. Coloca la tapa para que el vapor no se escape
  4. Cuando empiece a hervir, baja el fuego y déjalo durante 10 minutos
  5. Apágalo y no toques la cacerola durante una hora
  6. Por último, cuélalo todo para tener el agua totalmente limpia

Para su conservación es recomendable guardarla en la nevera en una botella de cristal cerrada.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Apoteka está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.

Te puede gustar