Cómo dejar de fumar con estos consejos y productos de farmacia

Día Mundial Sin Tabaco: dejar de fumar
Un 2,6 por ciento de los fumadores dejó el tabaco durante la pandemia.

Los parches y los chicles son muy utilizados para dejar de fumar y calmar la adicción a la nicotina

Andrea Pérez
Se lee en 4 minutos

“Este será el último cigarro“. ¿Cuántas veces has podido decir esta frase? ¿Y en cuántas ocasiones has vuelto a caer en el tabaco? No te sientas culpable, la nicotina hace muy bien su papel y es muy adictiva. Este lunes es el Día Mundial Sin Tabaco y queremos recordar la importancia de dejar este hábito tan insano y las opciones que se ofrecen desde la Farmacia para lograrlo.

“Durante la pandemia, un 2,6 por ciento de los fumadores lo han dejado. Sin embargo, un 1,6 por ciento se han iniciado”, indican los expertos en salud respiratoria de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ), quienes subrayan que fumar induce a un Covid-19 mucho más fuerte.

Dejar de fumar es posible. De hecho, en las dos últimas décadas, el número de fumadores a nivel mundial se ha reducido en 60 millones de personas, pasando de 1.397.000 millones a 1.337.000 millones.

Opciones para dejar de fumar sin receta

A estas soluciones se les denomina Terapia Sustitutiva con Nicotina (TSN) y están considerados como OTC, es decir, no necesitan receta médica para su compra en las farmacias. Desde el Centro de Información del Medicamento y Atención Farmacéutica del Colegio de Farmacéuticos de Valencia (Micof) explican que hay diferentes alternativas, según las preferencias de los usuarios:

  • Parches
  • Chicles
  • Comprimidos para chupar
  • Spray bucal

“Estos productos administran una cantidad de nicotina determinada y controlada al paciente, utilizando una vía diferente a la de fumar. Lo que conseguimos de esta manera es disociar el tabaco de la nicotina y, por tanto, los efectos de fumar”, señalan desde el Colegio de Farmacéuticos de Valencia.

“Además, manejamos así el síndrome de abstinencia durante el proceso, reduciendo de manera gradual la cantidad de nicotina suministrada, con una velocidad de absorción y una concentración mucho menor, disminuyendo así el número de receptores nicotínicos activos”, añaden.

La duración del tratamiento se recomienda que sea entre 8 y 12 semanas.

Consejos para dejar de fumar

Dejar de fumar no es fácil y las recaídas son habituales, por ello, desde el Centro de Información del Medicamento y Atención Farmacéutica del Colegio de Farmacéuticos de Valencia (Micof) apuntan las siguientes recomendaciones para conseguirlo:

  • Elija un día (Día D) para dejar de fumar. A ser posible en un plazo de 15 a 30 días, y anótelo. Es importante no posponer esta fecha.
  • ¿Qué hacer hasta el Día D? Es importante poner en marcha actividades para ayudarle a dejar de fumar. Cuantas más actividades realice y cuanto más interés y tiempo les dedique, mayor será la probabilidad de dejar y mantenerse sin fumar.
  • Comunique su decisión de dejar de fumar y la fecha elegida a su familia, amigos y compañeros de trabajo. Pídales su apoyo y también su colaboración para que no fumen delante de usted y que no le ofrezcan tabaco.
  • Si alguien de su entorno quiere dejar de fumar, propóngale hacerlo juntos, así se ayudarán mutuamente.
  • Piense y escriba los motivos por los que fuma y los motivos por los que quiere dejar de fumar. Concédase tiempo para ello e intente encontrar algún motivo más cada día para dejar de fumar. Coloque la lista en un sitio visible (en el espejo del baño, en la nevera…).
  • Identifique las situaciones que más asocie a fumar: tomando café, viendo la tele, con amigos, después de comer, situaciones de estrés… y el grado de necesidad que tiene de fumar en esos momentos. Luego piense en alternativas que practicará en cada situación, sobre todo en aquellos cigarrillos que observe que más necesita.
  • Si ya intentó antes dejar de fumar, piense en lo que le fue útil y en lo que no le ayudó a mantenerse sin fumar.
  • Ponga en práctica ejercicios de desautomatización de la conducta de fumar: no fumar siempre que le apetezca, empezar a no fumar en los lugares o situaciones donde lo haga habitualmente, no hacer ninguna tarea al mismo tiempo que fuma, empezar a disminuir el número de cigarrillos…
  • Haga que fumar le sea un poco más difícil: vaya sin tabaco y sin mechero (por ejemplo, cuando salga a la calle); no acepte cigarrillos de nadie para ir acostumbrándose a decir que ‘no’ al tabaco; cambie de marca al acabar cada paquete de cigarrillos para romper lazos “afectivos”.
  • Haga ejercicio: le ayudará a controlar los síntomas de abstinencia y a mantener o perder peso. Si habitualmente no lo hace, este es un buen momento para comenzar a hacerlo. No es necesario que se apunte a un gimnasio o salga a correr todos los días, basta que utilice menos el ascensor, camine más, baile, haga alguna tabla de gimnasia en casa…
  • Practique técnicas de relajación: la mayor parte de ellas consisten en respirar lenta y profundamente, haciendo consciente la respiración. Sienta como entra el aire en sus pulmones y no el humo del tabaco.
  • Calcule el dinero que se va a ahorrar cada año al dejar de fumar.

Tags
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Apoteka está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.

Te puede gustar