¿Qué es la faringitis y cómo tratarla?

Qué es la faringitis

¿Sabes qué es la faringitis y cómo tratarla?

Redacción Apoteka
Se lee en 4 minutos

¿La faringitis crónica se cura? Entre las infecciones del tracto respiratorio superior, la faringitis o inflamación de la faringe, es una de las patologías más frecuentes en la consulta médica.

La inflamación de esta parte posterior de la garganta, entre la laringe y las amígdalas, causa síntomas molestos; entre ellos, dolor de garganta, tos, carraspera o sequedad, irritación, fiebre y dificultad para tragar.

Sin embargo, no siempre se presentan todos estos síntomas. De hecho, es posible tener faringitis sin fiebre, lo que puede dificultar en muchas ocasiones el diagnóstico.

En este artículo conocerás sobre la faringitis, cómo tratarla y en qué casos es importante no demorar la atención con un especialista sanitario.

¿Hay cura para la faringitis crónica?

La faringitis puede ser aguda o crónica, dependiendo de la duración de los síntomas y el origen del padecimiento.

La faringitis aguda suele ser de origen viral o por infección bacteriana, sobre todo, por estreptococos. Puede durar unos días y ser causada por otros factores como las gripes, paperas o el virus de Epstein-Barr (mononucleosis). De acuerdo con la Clínica Universidad de Navarra, los virus son responsables de entre un 80% y 90% de las faringitis en niños y adultos.

A diferencia de la aguda, la faringitis crónica no tiene un componente infeccioso. Es el tipo de inflamación de la faringe que se prolonga por más de tres meses. Esto puede llevar a los pacientes a preguntarse si la faringitis crónica se cura o es una condición difícil de tratar.

Pero, ¿qué la causa?

Los detonantes de la faringitis crónica pueden ser las enfermedades alérgicas o irritativas, producto del hábito de fumar o por la exposición constante a ambientes contaminados, muy fríos o con humo.

Además, las personas con reflujo gastroesofágico pueden desarrollar faringitis crónica, dada la irritación causada por los ácidos del estómago que se devuelven a la garganta.

La cura para la faringitis crónica dependerá de su causa. En ciertos casos, puede ser suficiente:

  • evitar el contacto directo o cercano con los agentes irritantes;
  • ingerir más agua durante el día;
  • mejorar la higiene bucal y nasal;
  • y colocar humidificadores o vaporizadores en el hogar.

El personal sanitario podrá indicar medicamentos, como antiinflamatorios o antihistamínicos, y en casos graves, puede necesitarse de una cirugía para remover las amígdalas o el tejido inflamado.

Síntomas relacionados con la faringitis

Estos son los síntomas más comunes que pueden delatar la faringitis:

  • Dolor de garganta
  • Enrojecimiento e hinchazón de la faringe
  • Sensación de cuerpo extraño o ardor en la garganta
  • Dificultad o dolor al tragar
  • Tos seca o con flema
  • Ronquera o pérdida de la voz
  • Fiebre, escalofríos y malestar general

Es importante consultar con un médico si se tiene una garganta irritada por más de una semana o si se presentan otros signos de alarma: dificultad para respirar, sangrado, ganglios inflamados o pérdida de peso.

Otros síntomas que llaman la atención son los de la faringitis estreptocócica. La Academia Americana de Pediatría advierte que se trata de la infección más común por estreptococo del grupo A, siendo un tipo de faringitis aguda frecuente en niños y adolescentes. Sus síntomas habituales son fiebre y dolor de garganta, sin tos ni secreción por la nariz.

¿Cómo prevenirla?

La prevención de la faringitis es posible. Solo en España, la faringitis o la amigdalitis estreptocócica descendió en 2021 a 78.265 casos, la cifra más baja desde 2011.

Entre las recomendaciones para reducir la aparición de la faringitis o que empeore, tenemos:

  • Lava tus manos con frecuencia.
  • Cubre la boca al estornudar o toser.
  • Evita el tabaco y el alcohol.
  • No te expongas a sustancias irritantes o que desaten alergias.
  • Mantente en espacios con buena ventilación y humedad en el aire.
  • No compartas cubiertos, vasos ni otros objetos de uso personal.
  • Sigue una alimentación sana y equilibrada, que incluya alimentos ricos en vitamina C.

La Sociedad Española de Otorrinolaringología recomienda tener en cuenta estos otros consejos para reducir los episodios de faringitis o laringitis:

  • Evita exponerte a cambios bruscos de temperatura.
  • En verano, usa el aire acondicionado correctamente y no lo programes a menos de 23 o 24 °C.
  • No te coloques frente al aire acondicionado del coche.
  • Cuídate de las bebidas muy frías o muy calientes, ya que pueden afectar la mucosa de la faringe.
  • Hidrátate con frecuencia con agua e infusiones, sobre todo si el ambiente está muy seco.
  • No permanezcas en ambientes contaminados o con polvo. Pueden tener virus y bacterias acumuladas.
  • Aléjate de espacios con humo de cigarrillo o tabaco.

Remedios para tratar la faringitis

Además del tratamiento médico y las recomendaciones anteriores, existen algunos remedios que pueden ayudar a aliviar los síntomas de la faringitis.

  1. En las farmacias consigues caramelos, sprays, pastillas o colutorios con efectos calmante, antiséptico o anestésico.
  2. Colocar compresas calientes alrededor del cuello puede dar alivio.
  3. Realizar gárgaras con agua tibia y algo de sal o bicarbonato disuelto puede aminorar el dolor de garganta.

La faringitis crónica se cura si se identifican los factores desencadenantes. En el caso de la faringitis aguda, es importante tratar el virus o bacteria que lo causa.

¡Consulta con un profesional de la salud para un diagnóstico personalizado y no te automediques!

 

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Apoteka está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.



Te puede gustar