Tipos de quemaduras y cuidados

Tipos de quemaduras

¿Conoces todos los tipos de quemaduras y cuáles son sus cuidados?

Redacción Apoteka
Se lee en 5 minutos

Las quemaduras con ampollas son lesiones en la piel que ameritan atención médica y cuidados en casa, aunque esto siempre dependerá de qué tan profunda o grave es la herida.

Recibir el tratamiento adecuado en una quemada no solo ayuda a calmar el dolor. También, evita que las heridas se infecten, empeoren o dejen una gran cicatriz, como puede ocurrir con las quemaduras eléctricas.

¿Se puede evitar que la piel se ampolle? ¿Cómo diferenciar una quemadura superficial de otra que producirá burbujas o que sea más grave? En este artículo despejaremos estas dudas y te daremos otras respuestas que necesitas conocer.

Tipos de quemaduras

Los tipos de quemaduras se pueden clasificar de varias formas. La Asociación Americana de Quemaduras y la American Family Phsysician las resumen así, de acuerdo con su profundidad:

Superficiales o de primer grado

  • La piel se enrojece, duele, pero no se forman ampollas.
  • La quemadura afecta la capa epidérmica o más superficial de la piel.
  • Este tipo de quemada puede tardar entre 3 a 6 días para sanar.

De espesor parcial o de segundo grado

  • Hay daño cutáneo y aparecen las quemaduras con ampollas que resultan muy dolorosas.
  • Pueden ser superficiales o profundas. Pueden afectar la epidermis y una parte de la dermis, o bien, lesionar toda la dermis.
  • Cuando son superficiales producen exudación del líquido que pasa desde los vasos sanguíneos hacia los tejidos. Al presionar la quemada, la piel palidece. Su tiempo de curación suele ser de tres semanas.
  • Cuando son profundas, requieren la intervención médica inmediata de un cirujano de quemaduras. Causan pérdida de la dermis, forman cicatrices y necesitarán más de tres semanas para sanar. Incluso, pueden requerir de un injerto de piel.

De espesor total o de tercer grado

  • Son los tipos de quemaduras que ponen en riesgo la vida.
  • Dañan toda la dermis. Pueden destruir terminaciones nerviosas y tejido conectivo como cartílago y huesos.
  • La persona afectada debe ser trasladada inmediatamente a un centro de quemaduras.
  • La recuperación dependerá de la gravedad de las quemaduras.

¿En qué casos hay que acudir al médico con una quemadura con ampolla?

Las ampollas pueden aparecer en apenas minutos, o durante las 24 horas después de sufrir una quemadura superficial de segundo grado.

Pueden ser causadas por:

  • Fuego
  • Calor intenso
  • Fricción
  • Descargas eléctricas
  • Radiación solar
  • Frío extremo
  • Productos químicos o corrosivos

Si se trata de una ampolla pequeña, de menos de 5 centímetros y que no causa mucho dolor, podemos tratar la lesión en casa. La American Family Phsysician y la guía de la Sociedad Internacional para Lesiones por Quemaduras aconsejan:

  • Tratar las quemaduras superficiales (de primer grado) con primeros auxilios básicos como enfriar inmediatamente la zona con agua fría del grifo (durante 20 minutos y no helada) y tomar analgésicos de venta libre.
  • Las quemaduras de espesor parcial (segundo grado) se pueden tratar con apósitos avanzados, indicados por el profesional de la salud. Estos apósitos protegen la herida y favorecen un ambiente húmedo en la piel.

Ten en cuenta que en las quemaduras, con o sin ampollas, es necesario buscar ayuda médica inmediata siempre que se presentan las siguientes situaciones:

  • Si las quemaduras fueron causadas por incendios, productos químicos y cortocircuitos.
  • Cuando la ampolla es grande, no se cura o empeora en el transcurso de 15 días.
  • Si existen lesiones profundas, con piel carbonizada y áspera, o con parches marrones, negros o blancos.
  • Cuando las quemaduras miden más de 5 centímetros.
  • Si hay problemas para respirar, señales de infección, secreciones o pus en la herida, inflamación, incremento del dolor o mayor enrojecimiento.
  • Si aparecen nuevos síntomas o cicatrices muy notorias o incómodas.
  • Si afecta una parte grande del cuerpo o si involucra una articulación importante como la mano, la rodilla o el pie.
  • Si el accidente ha ocurrido en la cara, glúteos, ingle, cadera, hombro, codo o muñecas.

En cualquiera de estos casos, ¡no dudes en ir o llamar a emergencias!

¿Cómo cuidarlas para minimizar la cicatriz?

No todas las personas están conscientes de lo grave que puede ser que una piel se ampolle tras una quemadura.

Aunque el primer impulso puede ser querer rascar la herida y explotar la burbuja que se forma por el líquido seroso, los profesionales de la salud desaconsejan esta práctica. El resultado puede ser una herida infectada, una mayor cicatriz o un tiempo más largo de curación.

En todo caso, evita reventar por tu cuenta una ampolla por quemada. Solo tu médico puede hacerlo si lo ve necesario.

Y para reducir la cicatriz, ¿qué puedes hacer? La principal recomendación, y que también te ayudará a minimizar el riesgo de que aparezca una ampolla, es evitar que las ondas de calor de la quemada avancen hacia las capas profundas de la piel.

Apenas sientas la quemadura:

  1. Enfría de inmediato la zona con agua corriente del grifo. La Asociación Americana de Quemaduras recomienda hacerlo durante 20 minutos, dentro de las tres horas posteriores al accidente.
  2. No cubras la zona afectada con algodones ni vendajes con adhesivos (será más doloroso removerlos). Usa vendajes estériles o apósitos especiales para quemaduras.
  3. Mantén limpia la herida. Lava con agua y jabón suave.
  4. No frotes la herida ni explotes las ampollas, ya que este líquido ayuda con la cicatrización.
  5. Las cremas para quemaduras (de venta libre o indicada por tu médico) pueden contribuir con la cicatrización, humectación y la reducción del prurito.

Ya conoces cómo actuar ante las quemaduras con ampollas. Complementa tus cuidados protegiendo la herida con un vendaje o ropa que la proteja del sol. Y si te quedó una cicatriz, usa protector solar con un SPF +30 o +50.

De esta forma reducirás el riesgo de que las cicatr

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Apoteka está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.



Te puede gustar