Déficit de vitamina D: causas, síntomas y tratamiento

Déficit vitamina D

La falta de vitamina D produce dolor muscular, debilidad y dolor en los huesos.

Hay otras causas para desarrollar este problema además de la exposición solar y la dieta

Sara Cabrero
Se lee en 3 minutos

Aunque la carencia de vitamina D está causada habitualmente por la falta de exposición a la luz solar, hay otros factores que influyen en este déficit. En las próximas líneas, profundizaremos sobre los diferentes factores que pueden provocar este trastorno, así como en sus síntomas y posibles tratamientos para combatirlo.

La vitamina D participa en diversas funciones del organismo y es necesaria para absorber el calcio y el fósforo, dos elementos fundamentales para asegurar la buena salud de nuestros huesos y dientes. De hecho, los expertos de Sanitas señalan que la mayor evidencia científica sobre las bondades de este nutriente se encuentra en la reducción del riesgo de fracturas y caídas.

Igualmente, añaden que contribuye al buen funcionamiento del sistema cardiovascular y juega un papel importante en la fertilidad y en la buena marcha del embarazo. Así, destacan que la falta de vitamina D durante la gestación puede afectar al feto y dar lugar a un trastorno óseo llamado raquitismo en el recién nacido.

También es fundamental para la piel y el sistema inmunológico, ya que se ha observado que los pacientes con deficiencia de esta vitamina tienden a presentar cuadros más severos o empeoramientos en el curso de patologías dermatológicas tan diversas como el acné, la rosácea, la cicatrización, la psoriasis, la alopecia, el vitíligo o la dermatitis atópica.

Consejos para tener un nivel óptimo de vitamina D

Para evitar estos posibles riesgos, tanto en niños como en adultos, el mismo grupo sanitario ha elaborado una guía en la que explican cómo obtener vitamina D de forma sencilla:

  • Tomar el sol  durante 15 minutos tres días a la semana para mantener los niveles en sangre de esta vitamina en los márgenes de normalidad.
  • Aumentar la ingesta de alimentos ricos en vitamina D, como pescados grasos (salmón, caballa, sardina o atún), hígado de ternera, yemas de huevo, queso, champiñones, etc.
  • Recurrir a productos enriquecidos con vitamina D que se pueden encontrar fácilmente en el supermercado: leche, cereales, zumos de fruta, etc.
  • Incluir en la dieta suplementos vitamínicos con este nutriente para completar las necesidades del organismo.

Causas y síntomas de tener la vitamina D baja

Según informan los expertos de Vithas, el 90 por ciento de la vitamina D se asimila a través de la exposición solar y el 10 por ciento restante a partir de la alimentación. Algo que, sin embargo, no es tan fácil de asimilar, pues afirman que el déficit moderado o severo de vitamina D se está convirtiendo en una "verdadera epidemia", al afectar a más del 50 por ciento de la población en los últimos años.

De este modo, se puede concluir que hay otras causas para tener falta de vitamina D. El laboratorio MSD las resume en:

  • El propio organismo no es capaz de absorber suficiente vitamina D.
  • Tener la piel oscura, personas mayores y usar protector solar.
  • Trastornos renales o hepáticos.
  • Enfermedades hereditarias raras, como el raquitismo hipofosfatémico.

Por otro lado, destaca que este problema produce dolor muscular, debilidad y dolor en los huesos en las personas de todas las edades, llegando a producirse desviaciones en la curvatura de la columna vertebral (escoliosis), piernas arqueadas o rodillas juntas, así como una mayor facilidad para fracturarse la cadera entre las personas mayores.

Tags
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Apoteka está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.

Te puede gustar