¿Cuáles son los alimentos ricos en vitamina D más sabrosos?

alimentos ricos en vitamina D

El atún es uno de los alimentos ricos en vitamina D.

El déficit de vitamina D supone un mayor riesgo de tener diabetes e hipertensión

Andrea Pérez
Se lee en 3 minutos

Es de sobras conocido que el sol es una gran fuente de vitamina D, sin embargo, hay muchos productos de nuestra dieta que también cuentan con ella. Comer alimentos ricos en vitamina D tiene muchos beneficios para nuestro cuerpo y los expertos nos lo cuentan a continuación.

"La vitamina D es una vitamina liposoluble, es decir que se almacena en el tejido graso del cuerpo. Su función principal es la de ayudar al organismo a absorber el calcio necesario para, junto con el fósforo, formar nuestros huesos", explican desde la Fundación Española del Corazón. De hecho, el calcio tiene un papel importante en el funcionamiento del corazón, los músculos y los nervios y en la coagulación de forma correcta de la sangre.

En este mismo sentido, los especialistas indican que los niveles bajos de esta vitamina están asociados a una mayor riesgo de desarrollar hipertensión arterial y diabetes. Estos factores pueden provocar enfermedades cardiovasculares como el infarto y la angina de pecho. Por lo tanto, incluirla en nuestra dieta es fundamental para nuestra salud.

Alimentos con vitamina D

Desde la fundación señalan numerosos alimentos ricos en vitamina D como:

  • Pescados grasos: sardinas, atún, caballa, salmón…
  • Aceite de hígado de pescado
  • Mariscos
  • Huevos
  • Productos lácteos: leche, quesos, yogures…
  • Zumos
  • Cereales

Sol y dieta con vitamina D

La cardióloga Regina Dalmau subraya que tanto la exposición solar (media hora al día) como una dieta equilibrada son necesarias para recibir los niveles suficientes de vitamina D.

"Ambas fuentes de vitamina D son complementarias, ya que las dos son imprescindibles y en general el mantener una dieta equilibrada es recomendable para lograr una salud completa", afirma la experta. "Hay niveles por debajo de los cuales se considera que la cantidad de esta vitamina es insuficiente, que son menos de 30 nanogramos por mililitro en sangre", añade.

Concretamente, este aporte lo recibimos en un 90 por ciento de la luz solar y en un 10 por ciento de los alimentos. Desde la Fundación Española del Corazón apuntan que la vitamina D sufre dos transformaciones en el organismo. "La primera sucede en el hígado y da lugar al calcidiol. La segunda tiene lugar en los riñones y otros tejidos y produce calcitriol, una hormona activa que estimula la absorción del calcio, algunos fosfatos y regula la transcripción de diferentes genes", puntualizan.

En esta misma línea, también participa en la síntesis de la insulina y en la contracción cardiaca, regula el sistema inmunitario y tiene poder antimicrobiano.

Déficit de vitamina D

Si se produce un déficit de vitamina D los niños pueden desarrollar raquitismo y los adultos osteomalacia.

"La vitamina D juega un importante papel en la mineralización y crecimiento de los huesos, aumenta la absorción intestinal de calcio y fortalece el sistema inmune ayudando a prevenir infecciones", indican desde los especialistas.

Los países que tienen más cantidad de horas de sol tienen unos niveles más altos de esta vitamina. "En la exposición solar, se produce una reacción química que trasforma el colesterol o ergosterol (propio de los vegetales) en vitamina D activa efectiva", subrayan.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Apoteka está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.

Te puede gustar