Dieta y estilo de vida: cómo reducir la retención de líquidos

Dieta y estilo de vida

¿Tienes un buen estilo de vida alimenticio?

seosidn
Se lee en 4 minutos

El cuerpo necesita agua para sobrevivir, eso lo sabemos. Pero cuando se acumula en los tejidos representa un riesgo para la salud. Es aquí donde una dieta para la retención de líquidos y algunos cambios en el estilo de vida pueden ayudarnos a evitar este problema.

El agua es el principal componente químico de nuestro cuerpo: representa entre el 50% y 70% del peso corporal. De allí, la importancia de hidratarnos de forma correcta. La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria recomienda consumir entre 1.9 y 2.5 litros de agua todos los días, aunque esta ingesta siempre dependerá de factores como la edad, actividad física, dieta cotidiana, entre otros.

Pero, si estoy reteniendo líquidos, ¿debo seguir esta misma regla?

Lo primero que necesitas saber es que al exceso de agua en nuestro organismo, clínicamente, se le denomina edema. Esta condición debe ser tratada inmediatamente por especialistas médicos, ya que representa un riesgo para la salud.

A continuación, te diremos todo sobre la retención de líquidos y la manera de aliviar los síntomas.

Causas asociadas a la retención de líquidos

Diagnosticar la retención de líquidos es sencillo, porque los síntomas están a simple vista. Es común que notes los pies hinchados. Las piernas y manos también se ven y se sienten más abultadas y pesadas, además del dolor en las articulaciones y al caminar.

La piel empieza a sentirse tensa y se nota brillante. En casos severos existe dificultad para respirar.

Las causas de este padecimiento son varias. Hablemos de las más comunes:

  • Cambios hormonales: las alteraciones en los niveles hormonales en las mujeres, es una de las causas más usuales de los edemas. De allí que, este padecimiento es frecuente durante la menstruación, el embarazo y la menopausia.
  • Estilo de vida: factores como el consumo excesivo de sodio, el aumento de peso, la malnutrición y una vida sedentaria, pueden convertirse en un detonante para la acumulación de líquido en los tejidos.
  • Lesiones y traumatismos: cuando se producen lesiones en los tejidos, como quemaduras o traumatismos, el cuerpo puede dar una respuesta inflamatoria que lleve a retener líquidos en esa parte del cuerpo.
  • Enfermedades crónicas: afecciones de salud —como las enfermedades hepáticas, renales, tiroideas y cardíacas— pueden activar este molesto síntoma.
  • Inmovilidad prolongada: no hace falta que te enfermes para experimentar retención de líquidos. Pasar horas de pie o sentado, dificulta la circulación y favorece la pesadez e hinchazón.

¿Cómo reducir la retención de líquidos?

Poner en práctica una dieta para la retención de líquidos y hacer pequeños cambios en la rutina diaria pueden ayudar a reducir el exceso de agua en los tejidos, aliviar la hinchazón y disminuir el dolor.

Sigue estas recomendaciones:

Hidrátate de manera correcta

Contrario a lo que puedas creer, cuando hay retención de líquidos, una de las maneras de mejorar este padecimiento es hidratándote.

Sucede que, cuando el cuerpo no recibe suficiente agua, activa un mecanismo de sobrevivencia para mantenerse hidratado y es así como empieza a acumular líquido. En definitiva, tomar agua, además de evitar la retención de líquidos, puede ayudar a cuidar tus riñones.

Consume alimentos diuréticos

Hay alimentos que tienen la capacidad de ayudar a eliminar el agua del organismo de manera progresiva y, al mismo tiempo, expulsar las toxinas. Incluirlos es un plus cuando se sufre de edema.

Estos son algunos alimentos que puedes incorporar a tu dieta:

  • Sandía
  • Berro
  • Apio
  • Piña
  • Hinojo
  • Té verde
  • Nueces

Ejercítate de forma regular

Hacer ejercicio es excelente para reducir los líquidos de los tejidos, porque mejora la circulación sanguínea. Cuando aparecen los edemas, puedes optar por realizar actividades de baja intensidad como caminar, nadar o andar en bicicleta.

Reduce el alcohol y la cafeína

El alcohol y la cafeína tienen efectos deshidratantes. Por lo tanto, es fundamental moderar su consumo.

Dieta para reducir la retención de líquidos

La dieta para la retención de líquidos debe ser sana, con un bajo nivel de sodio e incorporando alimentos que favorezcan la digestión.

La Academia Española de Nutrición y Dietética recomienda consumir alimentos que aportan potasio, como verduras, frutas y algunas infusiones. Estos favorecen, de manera natural, la eliminación de exceso de líquidos, especialmente en la menopausia.

Para hacer un menú que cubra con estas características, sigue los siguientes consejos:

  • Incorpora de 2 a 3 porciones de frutas todos los días.
  • Agrega raciones de verduras al almuerzo y la cena.
  • Consume pescado tres veces a la semana y no abuses de las carnes rojas.
  • Las harinas que sean integrales.
  • Prefiere el aceite de oliva extra virgen.
  • Además de agua, consume zumos, té y gazpacho.

¿Qué no debo comer si tengo retención de líquidos?

En tu dieta para la retención de líquidos es importante que tengas mayor control con el consumo de:

  • Alimentos procesados, ya que estos contienen mucho sodio, grasas saturadas y azúcares añadidos.
  • Raciones saladas como aperitivos, carnes secas, papas fritas, embutidos y cualquier alimento precocinado.
  • Alimentos envasados o enlatados, porque estos contienen conservantes artificiales y un alto nivel de sodio.

Ante cualquier síntoma es importante acudir a tu médico. Solo un diagnóstico a tiempo evitará mayores complicaciones.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Apoteka está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.



Te puede gustar