Dermatitis atópica: qué es y cómo tratarla en niños y adultos

dermatitis atopica
La dermatitis atópica afecta aproximadamente al 18 por ciento de la población infantil en los países desarrollados.

La dermatitis atópica se caracteriza por presentar un prurito intenso que genera picor y escozor constante

Redacción Apoteka
Se lee en 3 minutos

La dermatitis atópica es una enfermedad inflamatoria de la piel caracterizada por presentar prurito intenso que genera picor y escozor. Puede parecer que no es una dolencia grave, ya que se puede convivir con ella al no impidir hacer vida normal, pero es una molestia que afecta a diario y no es nada agradable para aquellos que la padecen.

Este prurito se puede concentrar en diferentes zonas del cuerpo, como el rostro, flexuras de articulaciones o el cuero cabelludo. La irritación conlleva a la necesidad de la persona a rascarse, lo que empeora la situación de la piel y puede provocar que la enfermedad sea crónica.

Zonas dónde puede aparecer la dermatitis atópica

Esta patología cutánea inflamatoria puede aparecer en diferentes zonas en función de la edad del paciente. Aunque aparece más fácilmente en personas con facilidad para desarrollar enfermedades alérgicas y aquellos con familiares afectados de alergias, puede aparecer también aunque no cumplan con esos aspectos.

Dermatitis atópica en bebés

  • Mejillas y rostro
  • Cuero cabelludo
  • Tronco y extremidades

Dermatitis atópica en niños

  • Flexuras de codos y rodillas
  • Pliegue de la muñeca
  • Nuca
    Zona perioral
  • Mejillas
  • Dorso de manos y pies

Dermatitis atópica en adultos

  • Flexuras de codos y rodillas
  • Mejillas y rostro
  • Cuello
  • Dorso manos y pies

¿Cómo afecta la dermatitis atópica en niños?

Según explican desde el Consejo General de Colegios de Farmacéuticos (Cgcof), aunque esta afección de la piel puede aparecer a cualquier edad, es bastante frecuente en los niños. Se estima que la dermatitis atópica afecta aproximadamente al 18 por ciento de la población infantil en los países desarrollados, y de hecho es una dolencia que parece ir en aumento en los últimos 30 años. Varios estudios, recogidos por el Cgcof señalan que en Estados Unidos la patología ha pasado de un 7 por ciento a un 17,2 por ciento de incidencia, en los últimos años. A su vez, en España o Noruega se alcanzan cifras de entre el 18-19 por ciento. Por el contrario, en países en vías de desarrollo raramente alcanza el 1 por cierto.

La dermatitis atópica supone un factor muy limitante de la calidad de vida de los niños, al tener un prurito tan intenso que ocasione cambios de humor e incluso les impida el descanso nocturno.

Consejos para tratar la dermatitis atópica

El papel del farmacéutico es clave para tratar la dermatitis atópica. Desde el Cgcof apuntan que los profesionales farmacéuticos deben encauzar hacia el especialista dermatólogo cuando se encuentren posibles pacientes no diagnosticados.

A su vez, tienen la responsabilidad con el paciente de facilitar el cumplimiento adecuado del tratamiento prescrito y, a su vez, de informar sobre las medidas de carácter higiénico-sanitario más adecuadas para la dolencia.

Estas son algunas de las claves para tratar la dermatitis atópica:

  • Utilizar geles de ducha y baño sin jabón, denominados syndet, que no irritan la piel.
  • Secar suavemente la zona afectada sin frotar.
  • Hidratar la piel inmediatamente después del baño cuando aún está humedecida. Esta hidratación tiene que ser constante para aliviar el picor y optimizar el funcionamiento de la barrera cutánea.
  • Emplear productos emolientes/hidratantes sin perfume e hipoalergénicos.
  • Las áreas de la piel más enrojecidas y afectadas deberán ser tratadas solamente con medicamentos y/o coadyuvantes específicos.
  • Utilizar a diario ropa de algodón o tejidos naturales.
  • Evitar frío, calor o sudoración excesiva.

En caso de dermatitis atópica en niños, se recomienda que se les bañe a diario con agua tibia y con un máximo de 15 minutos de duración. También es recomendable mantener siempre las uñas del niño cortas y limpias, para evitar que se haga daño al rascarse.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Apoteka está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.

Te puede gustar