4 ejercicios para mejorar el dolor en la artrosis en las manos

mejorar-dolor-artrosis-manos

La artrosis es una enfermedad incapacitante y crónica que puede llegar a reducir notablemente la calidad de vida de quienes la padecen.

Existen distintos tipos de artrosis que afectan a varias zonas del cuerpo como la cadera, la rodilla o las manos

Sonia Navarro
Se lee en 2 minutos

La artrosis es una patología crónica y degenerativa que puede ser muy incapacitante para aquel que la sufre. Esta dolencia sucede cuando el cartílago que une las articulaciones se va erosionando poco a poco.  Las personas que padecen esta enfermedad suelen notar más dolor por la mañana, un malestar que suele desaparecer cuando comienza la actividad propia del día a día.

Existen distintos tipos de artrosis que pueden afectar a varias zonas del cuerpo como son la cadera, rodilla o las manos. En este último caso, la artrosis de manos pude llegar a limitar muchas actividades cotidianas, lo que conlleva un deterioro de la calidad de vida. Esta situación se debe a que la artrosis puede provocar “deformaciones en las articulaciones afectadas”, como señala la fisioterapeuta Paula Vela.

“El dolor en las manos suele ser muy localizado e intenso, incluso en fases avanzadas puede llegar a producirse un dolor nocturno muy incapacitante”, afirma Vela, y señala que la artrosis es una enfermedad que no se puede eliminar pero que sí se puede tratar, de manera que “disminuya los síntomas del dolor y se retarde el avance de la enfermedad”.

Estiramientos para la artrosis en las manos

Para ello, la fisioterapeuta recomienda realizar ejercicios que “pueden mejorar la amplitud articular y, a su vez, fortalecer muscularmente la mano”.  Estos son los siguientes:

  1. Abrir y cerrar manos.
  2. Separar y juntar los dedos con la palma de la mano y los dedos estirados.
  3. Tocar con la yema del pulgar cada uno de los dedos restantes.
  4. Apoyar  la mano en una superficie e ir intentando despegar dedo por dedo de la superficie  sin levantar el resto.

Las series para realizar estos ejercicios pueden ser entre 3 y 5, con repeticiones de 8 a 15 veces. Además, antes de realizar estos ejercicios, la fisioterapeuta recomienda dar unos baños de agua caliente o de parafina en las manos.

Por último, señala que existen algunas órtesis destinadas a “cumplir con el reposo y descanso articular”. Entre las más conocidas están las que son para la rizartrosis (artrosis en el pulgar), pero afirma que “existen para el resto de dedos, mano y muñeca”.

Como última recomendación, Paula Vela explica que “es importante cumplir con ciertas normas de higiene y economía articular. Para poder proporcionar  una terapia más  individualizada  también  se puede acudir al fisioterapeuta  para recibir recomendaciones que puedas poner en práctica en casa así como proporcionar  un tratamiento para disminuir los síntomas del dolor”.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Apoteka está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.

Te puede gustar