El agua en la comida engorda y otros 7 mitos sobre alimentación

mitos sobre alimentación

El agua no cambia sus propiedades aunque se tome con otros alimentos.

La creencia de que los alimentos congelados pierden propiedades es falsa

Andrea Pérez
Se lee en menos de un minuto

Leyendas urbanas, mitos o falsas creencias. Puedes llamarlos como quieras, se trata de pensamientos que están en el imaginario colectivo y que de tanto escucharlos terminas creyéndolos, aunque no tengas evidencias científicas que los corroboren. 

El Ministerio de Sanidad recoge algunos ejemplos sobre mitos de estilos de vida saludables que mencionamos a continuación.

La fruta es mejor tomarla fuera de las comidas

Los expertos explican que las calorías y vitaminas que aporta la fruta no cambian si se toman solas o con otros alimentos. La principal ventaja de tomar fruta entre una comida y otra es evitar otros alimentos como dulces o snacks que tienen mayor contenido calórico. Asimismo, no se tendrá tanta hambre cuando se llegue a la siguiente comida y se comerá con más consciencia.

Es mejor beber agua fuera de las comidas

Al igual que en el caso anterior, tampoco es relevante beber agua fuera de las comidas o durante. Lo importante es beber entre 1,5 y 2 litros durante la jornada. Además, hay que subrayar que el agua no tiene ninguna caloría, no engorda, así que no importa si se abusa de ella.

“La sed que aparece durante las comidas debe ser saciada, tanto para nuestra correcta hidratación, como para ayudarnos a percibir mejor los sabores de los alimentos que ingerimos”, indican fuentes sanitarias.

El huevo es malo para el colesterol

El huevo es un alimento completo y saludable, aunque sí que es cierto que su yema es rica en colesterol pero también tiene numerosas vitaminas, proteínas y minerales. Su consumo se recomienda para todas las edades. 

Es importante no prescindir de algunos alimentos porque estén considerados “malos”. Lo que hay que hacer es llevar una dieta variada y aumentar la actividad física.

Se deben tomar suplementos vitamínicos para mejorar la salud

Si se sigue una alimentación sana, variada y equilibrada no debería ser necesario tomar suplementos. Ni siquiera en épocas de menor energía o rendimiento.

“El consumo de suplementos nunca debe sustituir una dieta equilibrada y variada. Una de las muchas consecuencias positivas que aporta una dieta variada es que los distintos nutrientes interaccionan entre sí, produciendo unos beneficios cuando se consumen juntos que no se dan con el consumo de los suplementos”, explican desde el Ministerio de Sanidad.

Si realizo actividad física, puedo comer y beber lo que quiera

Una mala alimentación nunca se compensará con la práctica de deporte. Es recomendable hacer ejercicio y llevar una vida activa porque es bueno para la salud. Pero además, las diferencias entre comer fruta o un bollo industrial no son solo calóricas, sino que la pieza de fruta también aporta vitaminas y fibra, entre otros; mientras que la bollería tiene un alto contenido en grasas no saludables y azúcares.

Los alimentos que llevan grasas vegetales son más saludables que los que contienen grasas animales

Esta afirmación no es del todo cierta porque hay grasas saturadas como las de coco y palma, que tienen un origen vegetal. En esta misma línea, Sanidad subraya que hay grasas animales que suelen ir acompañadas de vitaminas liposolubles, importantes para el correcto funcionamiento de nuestro organismo. En cuanto al contenido calórico, es el mismo (9 kcal/g) independientemente de que su origen sea animal o vegetal.

El pan no es un alimento saludable

Las calorías del pan se encuentran en una franja media, concretamente 261 kcal/100 g. Por lo tanto, lo que aconsejan los expertos es revisar la cantidad de pan que comemos (las rebanadas) y los alimentos con los que se acompaña (salsas grasas, embutido,…).

“El pan se encuentra en la base de nuestra alimentación mediterránea y se aconseja como acompañamiento en comidas y cenas y como integrante saludable de nuestros desayunos y meriendas”, indican fuentes sanitarias.

Los alimentos congelados son menos nutritivos que los frescos

Los especialistas concretan que el proceso de congelación no altera las cualidades de los alimentos. Así que los productos tienen las mismas propiedades, incluso las verduras congeladas.

En definitiva, no existe ninguna razón para no comprar alimentos congelados, ya que esta puede ser una buena forma de tener alimentos saludables siempre a mano.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Apoteka está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.

Te puede gustar