Guía para elegir el mejor chupete según las necesidades de tu recién nacido

como-elegir-un-chupete

El uso de chupete en recién nacido reduce la probabilidad de muerte súbita del lactante

Los expertos recomiendan el uso del chupete en recién nacidos al mes de vida

Sonia Navarro
Se lee en 4 minutos

Los chupetes son el complemento más característico que suele acompañar a los bebés desde que nacen. Fue inventado en 1949 por dos médicos alemanes que idearon esta herramienta como un método para ‘calmar los llantos de los recién nacidos’.

Desde entonces, ha pasado a ser una herramienta utilizada por los padres para tranquilizar y relajar a sus hijos. Una larga historia en la que estos chupetes han ido evolucionando y mejorando con el paso de los años. Disponibles en las farmacias, en el caso concreto de los recién nacidos existen  una serie de indicaciones a tener en cuanta para saber elegir un determinado tipo de chupete.

Desde las oficinas de farmacia explican que no todos los chupetes son iguales ni todos cumplen con las mismas características. Para saber cuál es el mejor chupete para tu bebé, debes conocer las diferencias entre los materiales disponibles y las formas anatómicas que existen.

Distintos materiales para los chupetes

En las boticas, encontrarás dos tipos diferentes de chupetes según el material con que se hayan fabricado:

  • Chupetes con tetinas de látex. Estos chupetes hechos a partir de látex o caucho son los que más se asemejan a la textura del pecho materno. Este material aguanta mejor los mordiscos y tirones de los bebés. En la parte de contras, este tipo de chupete absorbe con más facilidad los olores y sabores discordantes. Por lo que recomiendan cambiarlos una vez al mes o cuando sea necesario.
  • Chupetes con tetinas de silicona. Este material sintético se ha utilizado tradicionalmente en la fabricación de chupetes. Son mucho más limpios que los chupetes de látex pero son menos resistentes. Por ese motivo, desde la farmacia recomiendan vigilar el estado de estos cuando empiezan a salir los dientes para evitar que puedan tragarse trozos que se desprendan de ellos.

Formas de los chupetes

En la farmacia también indican que existen distintos modelos de forma anatómica que puede adaptarse a las necesidades de un bebé o de otro. Estos son los siguientes:

  • Chupetes con tetinas fisiológicas. Este tipo de tetinas son planas, alargadas y simétricas por lo que se adaptan bien a la boca del bebé.
  • Chupetes con tetinas anatómicas. Estas tetinas son las más recomendadas para los bebés que reciben lactancia materna porque son las que tienen una forma más parecida al pezón de la madre. Aún así, explican desde la farmacia que pueden ser difíciles de colocar para los bebés, por lo que los padres tienen que asegurarse que estén bien colocados en todo momento.
  • Chupetes con tetina redonda. Estos chupetes tienen forma redondeada y suelen ser los más vendidos. Su principal ventaja es que siempre van a estar colocados de forma correcta por lo que no necesitan supervisión paterna. 

Además, la farmacéutica Raquel Izquierdo recuerda que dentro de la farmacia pueden encontrarse distintos complementos para el cuidado y el mantenimiento de estos chupetes. Desde cajas para almacenarlos hasta correas para sujetarlos o limpiadores específicos de chupete. También existe la posibilidad de comprar solo recambios de tetinas para ir reemplazándolas a medida que se vayan desgastando con el tiempo o con el uso.

Por último, la especialista en farmacia comunitaria recomienda preguntar siempre al farmacéutico para saber cuáles son los chupetes que mejor puedan adaptarse al bebé o recién nacido dependiendo de sus hábitos o tipo de alimentación.

¿Cuándo comenzar a dar el chupete?

Desde el Comité de Nutrición y Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría recomiendan que el uso del chupete comience en los recién nacidos amamantados pasados los primeros días de vida.

Habitualmente aconsejan que se empiece con el chupete al mes de vida del recién nacido, periodo en el que comienza “el riesgo de síndrome de muerte súbita del lactante”, recalcan.

En este sentido, la AEP recuerda que estudios recientes han relacionado el uso del chupete con una reducción del riesgo de muerte súbita del lactante, sobre todo durante el sueño. También recuerdan que otros beneficios del chupete, que han sido estudiados y demostrados, son los de efecto analgésico  y como estímulo de la succión no nutritiva, aquella que realizan los bebés con el pecho vacío o con su propio dedo a modo de calmante.

Para finalizar, destacan que siempre que los padres tengan dudas lo más recomendable es acudir al pediatría para que sea este el que valore la viabilidad del chupete en el menor.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Apoteka está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.

Te puede gustar