Lentillas progresivas: qué son y cómo cuidarlas

No todo el mundo tolera las lentillas progresivas, ya que pueden resultar incómodas.

Las lentillas progresivas se recomiendan para personas con presbicia mayores de 45 años

Andrea Pérez
Se lee en 3 minutos

¿Es posible ver de lejos y de cerca con solo unas lentillas? Así es. Primero, llegaron las gafas progresivas y ahora estas lentes de contacto. Aunque se dispensan en ópticas, en las farmacias podemos encontrar productos para su cuidado y consejos de la mano de expertos.

“Las lentillas progresivas son una herramienta para ver cerca, media y larga distancia, pero no todo el mundo las tolera”, indica Olegario Cortiñas Fariña, vocal de Óptica-Oftálmica y Optometría del Colegio de Farmacéuticos de A Coruña (Cofc). Vamos a ver con detalle a qué se refiere este profesional.

¿Cómo cuidar las lentillas progresivas?

Al igual que el resto de lentillas, estas lentes de contacto necesitan un cuidado especial que dependerá también de si su uso es mensual o diario (desechables). El farmacéutico detalla los pasos para mantener una limpieza correcta:

  • En ambos casos, para colocar y quitar la lentilla hay que hacer una higiene rigurosa de las manos con agua y jabón. Para evitar que se cuelen en nuestro ojo partículas o gérmenes indeseados.
  • En el caso de las mensuales, al retirarla habrá que frotar la lentilla en la palma de la mano con una solución única (líquido especial para lentillas). “El objetivo es quitar la suciedad, la grasa y desinfectar la lentilla”, señala Cortiñas.
  • Las de uso diario se desecharán al quitarla del ojo, pero la mensual se depositará en el estuche que previamente hemos renovado la solución única y dejamos toda la noche. “Es importante que cada lentilla esté en su estuche para limpiarse y desinfectarse durante el tiempo que no esté en el ojo y se mantenga hidratada”, afirma el especialista.
  • Además, las lentillas progresivas no deben usarse ni en los ríos ni en el mar por posibles infecciones con amebas y otros protozoos frente a los que los desinfectantes no son activos.

Si el ojo lo requiere, se recomienda el uso de lubricante ocular (lágrima artificial), porque muchas personas que las usan tienen el ojo seco. “No todos los usuarios de lentillas sienten igual la falta de lubricación, la hipoxia (falta de oxígeno en la córnea), el edema corneal o la abrasión corneal. Por tanto, es más fácil que tengan una lesión corneal grave debido al umbral del dolor que lo tienen muy alto”, afirma el vocal de Óptica del Cofc.

¿Para quién se recomiendan las lentillas progresivas?

Según explica Cortiñas, las lentillas progresivas están indicadas para pacientes con presbicia que tienen más de 45 años. No obstante, se tienen que cumplir dos condiciones:

  1. El paciente tolera el uso de lentillas
  2. El usuario está cómodo en la visión de cerca

En este sentido, el profesional subraya que es más fácil adaptarse a ellas si ya se han utilizado antes.

“Al decir que el paciente esté cómodo en visión de cerca nos referimos a que las lentes de contacto deben moverse al parpadear para evitar problemas oculares, pero al moverse puede no haber una buena y estable visión de cerca”, especifíca Cortiñas.

En cuanto a sus usos más concretos, el farmacéutico indica que “son buenas para un uso ocasional de cerca, pero para un uso continuo con pantallas sería más problemático”.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Apoteka está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.

Te puede gustar