¿Qué es la dieta flexitariana? Guía para principiantes

dieta flexitariana

El consumo de verduras y frutas es el pilar principal de una dieta flexitariana.

La dieta flexitariana apuesta por reducir el consumo de carne, pero sin eliminar las proteínas animales

Andrea Pérez
Se lee en 3 minutos

Si crees que una dieta vegetariana o vegana que excluya el consumo de animales es demasiado para ti, puedes comenzar por una dieta flexitariana. En este artículo, los especialistas nos cuentan en qué consiste la dieta flexitariana, creada por el dietista Dawn Jackson Blatner, y todo lo que debe saber un principiante.

Desde la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) explican que se trata de un tipo de alimentación "más respetuoso con el entorno" y que se caracteriza por ser "más pobre en carne, sin llegar a ser vegetariana". De hecho, para muchas personas es el primer paso para introducirse en este mundo y hacer una transición más sencilla.

Además, seguir esta dieta es una forma de comer más sano sin gastarse demasiado dinero. "Esta dieta no solo está alineada con los objetivos medioambientales, sino que en la mayoría de los casos estas dietas son más baratas (en torno a un 20 o 25 por ciento) en los países de ingresos medios y altos. Aunque puede salir más cara que la dieta habitual en países más pobres", apuntan desde la OCU.

Se considera que los flexitarianos no se definen por lo que comen, sino por las cantidades en las que comen esos alimentos.

Características de una dieta flexitariana

Según los expertos, aquellos que quieran realizar una dieta flexitariana deberán seguir unas proporciones similares a estas (diariamente):

  • Consumo de 500 gramos de verduras y frutas.
  • Ingesta de 100 gramos de proteínas vegetales que pueden proceder de frutos secos, legumbres o soja.
  • Una ración o menos de leche o lácteos al día.
  • Los cereales que coman deben ser integrales.

En cuanto al consumo animal permitido en este modelo de comidas, se especifica que durante la semana no se deben superar las cinco raciones de proteína animal. Además, las opciones posibles entre las que se puede elegir son: pollo, pescado y huevos. Siempre que se pueda se opta por carne ecológica y blanca.

En este mismo sentido, también está permitido comer una porción de carne roja y en las comidas también hay que limitar los aceites vegetales ricos en grasas saturadas y el azúcar refinado.

Beneficios de la dieta flexitariana

No hay que olvidar que la dieta flexitariana está destinada a omnívoros que desean comer mejor. No obstante, también tiene otros beneficios, según los expertos:

  • Se trata de un estilo de vida ligado con la idea de mantener la sostenibilidad del planeta y el bienestar animal. El estudio de la Universidad de Oxford 'Alimentos sostenibles y saludables para alimentar al mundo en 2050'  llegó a la conclusión de que para lograr un "futuro sostenible en 2050” había que “reducir a la mitad el desperdicio de alimentos, mejorar las prácticas agrícolas y adoptar el flexitarianismo".
  • Por otro lado, la dieta flexitariana puede ayudar a adelgazar, puesto que se come de manera más natural y nutritiva. Este modelo deja a un lado los procesados y otros productos que no benefician nuestra salud.
  • Asimismo, este menú de comidas no necesita de suplementos nutricionales como en el caso de los veganos que tienen un déficit de vitamina B12. En este caso, comen la cantidad necesaria de carne para lograr mantener un equilibrio.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Apoteka está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.

Te puede gustar