Así ha empeorado la pandemia del Covid-19 la salud de nuestros ojos

salud-ocular-en-pandemia

La salud de nuestros ojos y de nuestra visión durante la crisis del coronavirus.

Sonia Navarro
Se lee en 3 minutos

La pandemia de Covid-19 ha cambiado muchos hábitos del día a día. El confinamiento y la distancia social han hecho que el teletrabajo y la teleformación se hayan extendido como un nuevo modelo para la sociedad. Estas situaciones han provocado que el número de horas que pasamos frente a una pantalla hayan aumentado durante este año.

Por ese motivo, conocer qué cambios han provocado estas nuevas costumbres en nuestro organismo es fundamental. Uno de los efectos más significativos es el que se ha producido en la salud ocular. La especialista en Óptica y Optometría, María José Solana, afirma que la crisis sanitaria del coronavirus “ha aumentado los casos de sequedad ocular”. Además, asegura que “a los que ya la padecían ojo seco se les ha acentuado esta condición”. 

La mascarilla y el ojo seco

Como explica Solana, esta situación se debe “a la escasa o mala calidad de la lágrima”. El uso reiterado de las mascarillas hace que el vaho que emitimos al hablar o respirar suba al ojo y la lágrima se evapore antes.  Esto “acentúa los problemas de ojo seco”, afirma. Si a esto se suman las horas de fijación visual con el teletrabajo se produce un “cóctel perfecto para la sequedad ocular”. 

Eso se explica porque “la frecuencia de parpadeo disminuye al aumentar la atención, haciendo que disminuya el intercambio lagrimar, que la lágrima no se reparta uniformemente por la superficie ocular y se evapore más rápidamente”.

A estos problemas derivados de la pandemia se suman otros como son el aumento de casos de miopía. “En pacientes adultos, están creciendo los nuevos diagnóstico de miopía y pseudomiopía. Todo debido a un exceso acomodativo por la cantidad de trabajo realizado en distancias cortas, sumado a la falta de exposición al exterior y a la luz solar”, afirma María José Solana.

Fátiga ocular derivada del teletrabajo

Además, los niños y jóvenes también están mostrando más problemas de visión “entre ellos, inflexibilidad acomodativa, en la que tienen problemas en el cambio de enfoque al cambiar de visión próxima a visión lejanas, debido a que le resulta muy complicado relajar la visión. Los padres suelen confundirla con miopía, ya que los niños suelen quejarse de que no ven bien la pizarra en el colegio. Todo esto se debe a la sobreexposición a los ordenadores y a los móviles que requieren de gran cantidad de enfoque. A esto se suma también todas las horas de estudio en las que se localiza la visión en un libro”.

Para mejorar la salud de los ojos, la especialista en óptica recomienda realizar revisiones periódicas, mantener una buena alimentación y favorecer el descanso ocular: “El exceso de trabajo en cerca, sin sus respectivos descansos, puede crear fatiga ocular y dolores de cabeza. El interior de nuestro ojo y  su órbita están formados por una cantidad de músculos los cuales se contraen cuando hacemos actividades de cerca, estos músculos también necesitan relajarse como cualquier otro músculo del cuerpo. Existe profesionales optometristas especializados en terapia visual. Estos, tras un examen optométrico completo, pueden pautar una serie de ejercicios que pueden ayudar a fortalecer esta musculatura y ayudar a potenciarla”.

Por último, reitera que “solo nos acordamos de nuestros ojos cuando comenzamos a tener problemas. En ese momento, muchos de ellos ya son irreversibles”. Además, pide que se tenga en cuenta a la salud ocular de los más pequeños: “Cuanto antes detecte la miopía, más efectivo será el tratamiento”.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Apoteka está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.

Te puede gustar