Síntomas, factores de riesgo y cuidados de la artritis reumatoide

Una mujer se toca la muñeca
La artritis es tres veces más frecuente en mujeres que en hombres

En la farmacia se pueden encontrar férulas que ayuden a mitigar el dolor provocado por la artritis

Sonia Navarro
Se lee en 3 minutos

La artritis reumatoide es una enfermedad inflamatoria y autoinmune que suele afectar a las articulaciones de las manos, las muñecas, los pies, los hombros, los codos, las caderas y las rodillas. Esta patología provoca, en quienes la padecen, un descenso notable de su calidad de vida.

Desde el Consejo General de Colegios de Farmacéuticos (Cgcof) recuerdan que “cuando antes se comience a recibir tratamiento, menores serán las secuelas que deje esta enfermedad”. Unas secuelas que van desde la pérdida de la función motora hasta la deformidad residual.

Además de los tratamientos farmacológicos diagnosticados por los especialistas en Reumatología, la botica ofrece distintas soluciones en forma de férulas y órtesis como rodilleras o muñequeras. En las farmacias también se pueden encontrar suplementos alimenticios con colágeno y cúrcuma que contribuyen a mejorar la flexibilidad y movilidad articular.

Síntomas en la artritis reumatoide

La artritis reumatoide es una enfermedad que afecta tres veces más a las mujeres que a los hombres y que suele asociarse, en el 80 por ciento de los casos, a la presencia de un anticuerpo, el denominado Factor Reumatoide.

En el Cgcof explican cuáles son las señales que deben alertar a todo ciudadano para acudir al médico. Y es que, esta patología tiene dos picos de aparición, el primero es entorno a los 40 años, y el segundo en personas mayores de 60-65 años, por lo que no se debe dejar pasar el tiempo cuando se comiencen a notar los primeros síntomas.

  • Dolor articular.
  • Dificultad para cerrar completamente las manos o agarrar objetos.
  • Hinchazón en las articulaciones
  • Cojera o dificultad para plantar bien los pies. También este síntoma está relacionado con la poca facilidad para realizar el movimiento completo de cadera-rodilla y tobillo.

En este punto, los farmacéuticos recuerdan que la artritis puede estar precedida de una fase previa, conocida como preartritis, que solo se manifiesta con dolor e inflamación articular en episodios cortos.

Factores de riesgo para la artritis reumatoide

Los expertos del Cgcof señalan una serie de factores que aumentan las posibilidades de padecer en un futuro artritis reumatoide. Estos son los siguientes:

  1. Genética. Hay una serie de genes que marcan una mayor incidencia en aquellos que los tienen.
  2. Sexo. En las mujeres, los estrógenos pueden tener un efecto estimulador sobre el sistema inmunológico. La llegada de la menopausia y el descenso de esta hormona provoca un efecto contrario al deseado.
  3. Tabaco. Fumar provoca un daño directo sobre las células del epitelio respiratorio provocando una respuesta inmunológica.
  4. Peso. El exceso de tejido adiposo provoca una respuesta inflamatoria que podría favorecer o agravar la artritis, así como reducir la respuesta al tratamiento farmacológico.
  5. Otros factores. En ese apartado, el Cgcof recoge factores como la exposición a ciertas sustancias como la sílice, el amianto o el polvo de la madera.

Cuidados para los pacientes de artritis reumatoide

Aquellas personas que tengan que convivir día a día con la artritis reumatoide puedes llevar a cabo unos cuidados que mejorarán su enfermedad. Estos son los siguientes:

  • Dieta sana, evitando el exceso de proteínas.
  • No fumar ni beber alcohol.
  • Dormir un mínimo de ocho horas al día.
  • Realizar ejercicio moderado al menos 30 minutos durante tres días a la semana
  • Evitar esfuerzos físicos intensos o sobrecargas articulares.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Apoteka está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.

Te puede gustar