¿Tienen los bebés una crisis de sueño a los 3 meses?

Dormir bebé

Durante los primeros meses de vida, el bebé pasa gran parte del tiempo durmiendo

Los más pequeños tienen hasta ocho despertares nocturnos que les interrumpen el sueño cada noche

Sara Cabrero
Se lee en 3 minutos

Los bebés no tienen un ritmo regular de sueño hasta el sexto mes de vida. De hecho, el llanto nocturno es característico durante los primeros tres meses, pero aquello no significa que sufra una crisis de sueño. En este artículo de Apoteka te contamos cómo duermen los más pequeños y qué rutinas debes seguir para que el sueño sea totalmente placentero y reparador.

Como explica la Asociación Española de Pediatría (AEP), durante los primeros seis meses de vida los bebés se despiertan a menudo. En esta etapa, el crecimiento es muy rápido y lo más probable es que pidan el pecho o el biberón con frecuencia para saciar sus necesidades. Por ello, es preferible no encender la luz ni jugar con el bebé para que vuelva a dormirse lo antes posible.

Un proceso que varía en función de si se está amamantando o se está tomando leche de fórmula. En el primer caso, los bebés tardan más tiempo en establecer un patrón de sueño prolongado durante la noche. Mientras que con la lactancia artificial, es posible que las pausas nocturnas sean más largas.

Con todo, los pediatras indican que estas interrupciones no son "perjudiciales" porque cumplen con "el modelo natural de desarrollo del ser humano". Además, la farmacéutica Susana Suárez Sanz recuerda que, tanto en niños como en adultos, se producen cada noche una serie de despertares nocturnos (menos de 30 segundos) que interrumpen el sueño y no suelen recordarse al día siguiente.

En los lactantes pueden ser cinco u ocho despertares, después de los cuales esperan encontrarse en la misma situación en la que se hallaban cuando se quedaron dormidos. "De ahí la importancia de que un niño pequeño empiece siempre su sueño nocturno en su cuna o en su cama y no en otros lugares", añade.

Evitar una crisis de sueño en un bebé de 3 meses

Durante sus primeros meses de vida, el bebé pasa gran parte del tiempo durmiendo. Para empezar a educarle sobre el sueño, la experta recomienda seguir estas indicaciones hasta el tercer mes:

  • Acostumbrarle a la oscuridad cuando es de noche y a la luz (aunque sea amortiguada) cuando es de día. Las luces indirectas mientras duerme pueden resultar a la larga perjudiciales para el sueño del pequeño.
  • Evitar el silencio y el ruido extremos. Durante el día intenta no hacer ruidos fuertes, sin limitar las tareas cotidianas (escuchar música, cocinar o hablar animadamente). Por la noche no hay que obsesionarse con un "silencio monacal", ya que ello podría generar en el bebé una hipersensibilidad al ruido.
  • Diferenciar el sueño de la noche del resto de los períodos de descanso. Báñalo y cámbialo de ropita antes de su última toma o biberón; espera a que eructe y asegúrate de que tiene el pañal limpio antes de meterlo en la cuna, con la habitación donde duerme a una buena temperatura y ya a oscuras.
  • No acostumbrarle a dormirse mientras come porque puede relacionar comida con sueño. Con unos ligeros toques en la nariz o soplándole suavemente en la oreja se puede conseguir que llegue despierto al final de la toma.
  • Es mejor que el bebé duerma en su cuna que con los padres. Puede estar en la misma habitación, pero no en el mismo colchón. Además, se aconseja no retrasar el traslado del pequeñp a su propia habitación más allá de los tres meses.

Por otro lado, la AEP recuerda que es normal que los niños tarden en dormirse alrededor de 20-30 minutos y, en este tiempo, no es aconsejable que los padres estén presentes. No obstante, indican que si el pequeño comienza a llorar es importante calmarlo en brazos y después devolverlo a la cuna. "Siempre se debe atender al llanto del bebé", subraya.

Tags
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Apoteka está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.

Te puede gustar