Vigilabebés, ‘esencial’ para padres: ¿cómo se usa?

El sueño de los niños es muy irregular, el vigilabebés permite obtener una imagen en tiempo real mientras descansan.

El margen de precios de estos aparatos va desde los 25 hasta los 160 euros

Andrea Pérez
Se lee en 2 minutos

El vigilabebés se ha convertido en el artículo favorito de los padres. Gracias a este aparato, los progenitores pueden ver y oír en tiempo real lo que hace su pequeño en la habitación de al lado sin necesidad de desplazarse ni de agudizar el oído. A continuación contamos sus principales características para entender su éxito:

  • Los vigilabebés de antes solo incluían audio, ahora la mayoría cuentan con cámara
  • Disponen de visión infrarrojos para ver al niño a pesar de la oscuridad
  • Algunos de ellos se pueden programar y dirigir desde el teléfono móvil a través de apps
  • Tienen funcionalidades como activarse cuando notan movimientos o ruidos o reproducir nanas
  • La señal puede llegar a larga distancia, por ejemplo, de una planta a otra de la casa
  • Algunas cámaras de vigilabebés tienen visión panorámica
  • Dependiendo del modelo, hay aparatos capaces de medir la temperatura del bebé
  • Hay diferentes precios, desde 25 euros (solo de audio) hasta cerca de 200 euros

Este aparato se puede adquirir en la sección de Bebés de cualquier farmacia.

Consejos para utilizar el vigilabebés

  1. Su instalación debe realizarse lejos del alcance del bebé (algunas se enganchan a la cuna). Los hay que necesitan conectarse a un punto fijo de corriente y otros funcionan con batería o pilas.
  2. Revisa los aparatos de tu casa que pueden crear interferencias. Por ejemplo, los microondas, teléfonos inalámbricos o redes Wifi.
  3. Para que el vigilabebés recoja únicamente los sonidos del pequeño, hay que colocarlo lejos de fuentes de sonido como puede ser una ventana

Contar con un artículo de estas características permitirá a los padres estar tranquilos, ya que aunque estén separados de su bebé sabrán en todo momento si al pequeño le ocurre algo. Asimismo, son una opción perfecta para acostumbrar al niño a dormir en su cuna o cama.

Problemas de sueño de los bebés

En esta misma línea, el sueño de los más pequeños es muy irregular. Un estudio publicado en la revista Sleep Medicine analizó el sueño de 44 bebés de seis meses durante 13 noches en las que tenían que dormir entre 6 y 8 horas. Sus progenitores hicieron un seguimiento de los horarios de descanso de estos niños y el resultado fue que durante ese tiempo el 20,5% de los bebés no durmió seis horas de forma consecutiva, solo el 7% durmió todas las noches 6 horas seguidas.

Asimismo, en este análisis también se destacó que cada niño tenía patrones de sueño diferentes entre noche y noche y durante una misma noche.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Apoteka está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.

Te puede gustar