Alimentación con alto aporte energético para practicar ejercicio físico

nutrición deportiva

Cada persona necesitará un aporte calórico según su edad, sexo y actividad física.

La ingesta de carbohidratos, grasas y proteínas aporta energía para las diversas funciones del organismo

Sara Cabrero
Se lee en 3 minutos

Los hidratos de carbono o carbohidratos son la fuente principal de energía alimentaria de cualquier dieta. Son los nutrientes que estimulan todas las células y hacen que éstas funcionen correctamente. De este modo, generan la energía necesaria para mover los músculos, así como la corriente idónea para que las neuronas conecten.

No obstante, cada persona necesitará unos aportes calóricos distintos en función de su edad, sexo, actividad física y, en el caso de la mujer, estado fisiológico de gestación o lactancia. En este artículo de Apoteka, te contamos cómo tener más energía para superar el día a día, especialmente si practicas algún deporte o ejercicio físico.

Según una publicación de Elsevier, la ingesta de hidratos de carbono, grasas y proteínas aporta energía para las diversas funciones del organismo, su almacenamiento y posterior uso. Sin embargo, los expertos advierten de que si una persona se sobrealimenta y el aporte energético excede de forma continua el gasto, ésta se acumulará en forma de grasa y, en consecuencia, aumentará su peso corporal.

Por esta razón, recomiendan mantener "un equilibrio adecuado" de las mismas para proveer a todos los sistemas metabólicos corporales del material necesario. De hecho, determinan que entre un 65-70 por ciento de la alimentación diaria tiene que proceder de carbohidratos, un 15 por ciento debe ser proteínas y el 10-15 por ciento restante, grasas.

Cómo tener más energía

Para que la dieta sea correcta y nutricionalmente equilibrada, insisten en que en ella deben estar presentes la energía y todos los nutrientes en las cantidades adecuadas para cubrir las necesidades individuales de cada persona.

Concretamente, Sanitas aconseja que al menos el 65 por ciento del aporte energético diario provenga de los carbohidratos, los cuales están divididos en dos subgrupos en función de sus características:

  • Hidratos de carbono simples (miel, azúcar o frutas): suministran energía de forma inmediata, ya que pasan rápidamente a la sangre y se transforman en glucosa utilizable en muy poco tiempo.
  • Hidratos de carbono complejos (pan, arroz, patatas, pasta o legumbres): tardan más en transformarse en glucosa porque llegan más lentamente a la sangre. Son los "productos estrella" de los deportistas porque la práctica de ejercicio moderado permiten un uso más holgado de los mismos.

"Cada tipo de carbohidrato tiene diferentes propiedades que afectan a la rapidez con la que el cuerpo los digiere o la velocidad con la que la glucosa ingresa en el torrente sanguíneo", indican desde Quirónsalud. Una característica que es útil para la prevención o el control de la diabetes y la práctica del deporte, "ya que proporciona información sobre los alimentos más apropiados para obtener energía o para recuperar las reservas energéticas de forma más o menos rápida", añaden los especialistas.

Por otro lado, también se considera que los lípidos son "imprescindibles" para esta función. Precisamente, son las grasas y los aceites los máximos proveedores de energía en este campo, aunque recuerdan que su consumo debe ser limitado (dando mayor peso a las grasas insaturadas, como el aceite de oliva o girasol, los frutos secos o el pescado azul).

Tags
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Apoteka está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.

Te puede gustar