Consejos para que tu bebé duerma seguro y productos de farmacia

Los bebés entre los 2 y 4 meses de edad tienen más probabilidad de sufrir muerte súbita.

La muerte súbita o repentina es la principal causa de fallecimiento de bebés menores de 1 año

Cristina Paredes
Se lee en 3 minutos

Ten cuidado cuando tu bebé duerma por las noches. La muerte súbita o repentina es la principal causa de fallecimiento de bebés menores de 1 año y en Estados Unidos miles de niños mueren por esta causa anualmente. Actualmente, “las tasas del síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL) han bajado en forma considerable desde que los médicos comenzaron a recomendar que se acostara a los bebés de lado o boca arriba para reducir la probabilidad del problema”, explica Medline Plus.

Asimismo, los bebés entre los 2 y 4 meses de edad tienen más probabilidad de sufrir SMSL y este afecta a más niños que a las niñas en invierno.

En este artículo te contamos cuáles son las principales causas de muerte súbita en bebés, cómo prevenirlas y qué productos hay disponibles en las farmacias para favorecer la calidad del sueño.

¿Qué provoca la muerte súbita del lactante?

Los expertos de Medline Plus destacan una serie de factores que pueden aumentar el riesgo de muerte súbita:

  • Dormir boca abajo.
  • Estar en un ambiente con humo de cigarrillo mientras están en el útero o después de nacer.
  • Dormir en la misma cama con sus padres (dormir acompañado).
  • Tendidos de cama blandos en las cunas.
  • Partos múltiples (ser mellizo, trillizo, etcétera) y prematuros.
  • Tener algún hermano o hermana que haya padecido SMSL.
  • Madres fumadoras o que consuman sustancias psicoactivas.
  • Bebés de madres adolescentes.
  • Intervalos de tiempo cortos entre embarazos.
  • Cuidado prenatal tardío o ausencia de este.
  • Vivir en condiciones de pobreza.

¿Cómo dormir seguro a un bebé?

La Academia Americana de Pediatría (AAP) ha publicado una serie de recomendaciones para dormir seguro a un bebé y reducir el riesgo de muerte súbita:

  1. Coloca al bebé boca arriba, al menos hasta el primer año de edad. Esta posición no aumenta el riesgo de asfixia.
  2. Utiliza una superficie firme para dormir.
  3. Alimenta al bebé con lactancia materna siempre que sea posible.
  4. Los niños deben dormir en la habitación de los padres, pero en una cama separada durante el primer año. Obligatoriamente en los primeros seis meses.
  5. Retira de la superficie de la cama objetos blandos y ropa de cama.
  6. Dale un chupete durante la siesta y al acostarse.
  7. Evita: exponerlos al humo y consumir alcohol y drogas durante el embarazo y tras el nacimiento. Además hay que eludir el sobrecalentamiento y gorros para dormir en la cabeza de los bebés.
  8. Las mujeres embarazadas deben recibir atención prenatal de forma regular.
  9. Los bebés deben ser vacunados de acuerdo con el programa recomendado.
  10. No utilices dispositivos no recomendados para el sueño seguro, tales como cuñas y posicionadores.
  11. Los monitores cardiorrespiratorios en casa no reducen el riesgo de muerte prematura del lactante.
  12. Tienes que supervisar el tiempo que pasa boca abajo mientras el bebé está despierto para ayudar al desarrollo y reducir al mínimo la plagiocefalia posicional: “Jugar boca abajo, dormir boca arriba”.
  13. No hay evidencia de que los pañales reduzcan el riesgo de muerte prematura del lactante.

Asimismo, debes de seguir las recomendaciones de tu pediatra, neonatólogo o profesional de la salud y las unidades de cuidados intensivos neonatales, para reducir el riesgo de muerte prematura relacionada con el sueño.

¿Qué productos hay en las farmacias?

En farmacia se pueden encontrar los siguientes productos (sin necesidad de receta médica) para mejorar el sueño de tu bebé como muselinas de algodón, infusiones, jarabes compuestos de melisa, pasiflora y manzanilla, complementos alimenticios a baso de melatonina y magnesio, etc.

Las muselinas son unas gasas grandes, confeccionadas con tela de trama abierta, son bastante ligeras y muy transpirables. Además se fabrican con algodón orgánico, convencional o de bambú. En los últimos años las muselinas se han puesto bastante de moda pero su origen se remota a la Edad Media. La tela de la muselina nació en Mosul, Irak, los mercaderes venecianos empezaron a negociar con esta tela en su comercio oriental y en Francia tomó el nombre de mousselina.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Apoteka está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.

Te puede gustar