Conjuntivitis: causas y tratamiento farmacéutico

conjuntivitis

La conjuntivitis puede afectar al 30 por ciento de la población.

Las gotas y las toallitas oculares son las principales soluciones para tratar la conjuntivitis

Andrea Pérez
Se lee en 3 minutos

¿Te imaginas levantarte y no poder abrir los ojos? Es la sensación que se tiene cuando sufrimos conjuntivitis. Las legañas que se forman apenas permiten abrir los ojos y puede ser realmente incómodo. El tratamiento de esta patología se realiza fundamentalmente con gotas y toallitas oculares, disponibles en todas las farmacias.

“Es una inflamación y/o enrojecimiento de la membrana mucosa que recubre los párpados y la parte anterior del ojo”, explican desde el Consejo General de Farmacéuticos (Cgcof). “Generalmente está causada por virus, bacterias o por una alergia y puede afectar al 30 por ciento de la población”, añaden.

Aunque el contagio se produzca inicialmente en un ojo, es habitual que el otro también se infecte pasados unos días.

Tipos de conjuntivitis

Esta patología tiene diferentes causas y su origen se debe a uno de estos factores, tal y como recogen los farmacéuticos Marta Oliva Álvarez Martínez y José Antonio García del Pozo en su artículo ‘Papel del farmacéutico ante la irritación ocular y la conjuntivitis’:

  • Agentes irritantes. La conjuntivitis más habitual tiene su origen en la contaminación ambiental, ya que las partículas contaminantes que están suspendidas en el aire irritan el ojo.
  • ­Bacterias. Es frecuente entre los más pequeños porque se tocan los ojos con las manos sucias o directamente se contagian a través de otros niños.
  • Virus. Es similar a la anterior, se produce por el contacto entre las manos y el ojo.
  • ­Alergias. Las personas alérgicas al polvo, al polen o al pelo de animales son más propensas a tener conjuntivitis.
  • Calor. Otro factor influyente en la aparición de la conjuntivitis es el calor. En los meses del año de calor intenso se presenta con mayor frecuencia la conjuntivitis denominada ‘primaveral’, sobre todo entre quienes son vulnerables al clima caluroso.
  • ­Frío. Por otro lado, las bajas temperaturas del invierno y los índices de contaminación elevados provocan una alta incidencia de conjuntivitis entre la población, ya que aumenta la presencia de agentes irritantes en el ambiente.

Síntomas de la conjuntivitis

¿Dudas de si tienes esta patología? Si puedes afirmar que presentas más de uno de estos síntomas, es muy posible que tengas conjuntivitis:

  • Edema
  • Ojo rojo
  • Picor
  • Lagrimeo
  • Fotofobia
  • Secreciones (legañas)
  • Sensación de cuerpo extraño

En caso de que se presente dolor ocular, no se pueda mover el ojo, los síntomas no remitan en 4 días, se tenga problemas de visión o aparezcan bruscamente secreciones, hay que acudir a la consulta médica. En la infografía del Cgcof encontrarás más información.

Cómo tratar la conjuntivitis

Desde el Cgcof indican varios consejos para el tratamiento de este problema ocular, que nos puede entorpecer en nuestro día a día.

  • Realizar una buena higiene ocular y de párpados. Para ello hay que utilizar baños y toallitas oculares (disponibles en farmacia)
  • Usar lágrimas o gotas humectantes sin conservantes (colirios antihistamínicos). Gracias a este producto disminuye notablemente el picor y el enrojecimiento conjuntival.
  • No automedicarse. Es importante consultar a un farmacéutico o a un médico antes de tomar cualquier antibiótico.

¿Cómo prevenir la conjuntivitis?

Prevenir la aparición de la conjuntivitis es posible. En concreto, los expertos realizan las siguientes recomendaciones:

  • Lavarse el ojo con suero para eliminar las secreciones. No son recomendables los lavados con agua y sal o manzanilla.
  • Lavarse las manos frecuentemente para evitar el contagio
  • Evitar tocarse los ojos
  • Dejar de usar lentes de contacto. Si se ha tenido conjuntivitis se deben tirar las lentillas (si son desechables) o limpiarlas en profundidad.
  • No compartir toallas, ropa de cama ni maquillajes
  • Usar gafas de sol
  • No poner cosméticos en la zona cercana al ojo
  • Evitar ambientes con polvo y humo excesivos como el del tabaco
  • Mantener las puertas y ventanas de las casas cerradas y evitar el contacto con animales de compañía (si se trata de una conjuntivitis estacional muy propia de primavera y otoño).

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Apoteka está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.

Te puede gustar