Edulcorantes: los sustitutivos del azúcar bajos en calorías y más sanos

edulcorante-sustitutivo-del-azucar

Los dulces y las bebidas azucaradas, principales motores del consumo de azúcares añadidos

Reducir la ingesta de azúcar añadido es posible con los edulcorantes disponibles en farmacia

Sonia Navarro
Se lee en 3 minutos

El azúcar se ha convertido en un tema controvertido en los últimos años. Muchos son los que quieren desterrarlo de la dieta por completo, y otros son los que apuestan por reducir su ingesta. Estos últimos escogen edulcorantes que sustituyan, en determinados momentos, el uso del azúcar, como por ejemplo con el café, las infusiones o las recetas de repostería. Además de ser una “alternativa con un aporte reducido, bajo en calorías o sin calorías”, explica José María García Galdeano, farmacéutico y vocal de Alimentación, Nutrición y Seguridad Alimentaria del Consejo General de Colegios Farmacéuticos.

Diferentes tipos de edulcorantes

Dentro de las farmacias existen una serie de edulcorantes y sustitutivos que pueden ayudar a bajar la ingesta de azúcar añadido. Los distintos formatos que se pueden encontrar son:

  1. Siropes y jarabes. Estos suelen ser productos que proceden de la savia del abedul o del jugo de las hojas de agave. Ambos sirven para endulzar bebidas, platos o postres.
  2. Formato líquido. Estos edulcorantes puedes encontrarlos a partir de edulcorantes sintéticos como la sucralosa y la sacarina, ambas bajas en calorías. También existen productos de este tipo con stevia, un edulcorante natural que se extrae de las hojas de la planta Stevia rebaudiana.
  3. Comprimido o granulado. Este formato es uno de los más extendidos. Puede adquirirse en botes o en pequeñas bolsas unidosis. Dentro de este apartado se pueden encontrar edulcorantes artificiales anteriormente nombrados como la sucralosa y la sacarina, además de otros como sorbitol, un edulcorante natural que se obtiene por reducción de glucosa extraída del sirope de maíz, manzanas, peras, ciruelas y melocotón.

En el caso de las personas que padecen diabetes, los edulcorantes artificiales -como la sacarina- están indicados por su capacidad para no afectar a los niveles de azúcar en sangre.

¿El azúcar es malo?

Responder a la pregunta de si el azúcar es malo no es nada sencillo. Según explica García Galdeano esto depende de la cantidad que se tome. El farmacéutico recalca que el azúcar “es un nutriente fundamental para la vida humana”. Aun así, hay que saber diferenciar entre los que se encuentran de forma natural en los alimentos, como por ejemplo en las frutas y verduras, y los que están añadidos a estos como es el caso de los productos y alimentos de fabricación industrial.

El especialista recuerda que la ingesta de azúcares es cada vez más preocupante porque se aumenta la “ingesta calórica general”. Esto puede provocar que se reduzca la cantidad de calorías más adecuadas “desde un punto de vista nutricional” que se deberían tomar a lo largo del día.

Además, explica que el azúcar añadido ha aumentado su presencia en alimentos y bebidas en los últimos años. Por ejemplo, en Europa el consumo de este tipo de azúcar constituye entre un 7-12 por ciento de la energía total diaria de los adultos, y en niños aumenta hasta el 11-18 por ciento.

Estos azúcares se obtienen principalmente a través del consumo de dulces y bebidas azucaradas, detalla García Galdeano. Sin embargo, el creciente interés de la sociedad por reducir esta cantidad de azúcares añadidos ha llevado a que se espere que la industria reduzca un 10 por ciento de estos en bebidas azucaradas, bollería, pastelería y cereales.

Tags
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Apoteka está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.

Te puede gustar