Errores en la alimentación que deben evitar los deportistas

errores-alimentacion-evitar-deportistas

La fibra y la ingesta de vegetales son esenciales en la nutrición de los deportistas.

No mantener una correcta hidratación durante la práctica deportiva reduce la fuerza muscular

Sonia Navarro
Se lee en 2 minutos

La nutrición tiene mucha importancia en el rendimiento deportivo. Por ese motivo, los deportistas deben ser conscientes de los errores que deben evitar al planificar su alimentación. Muchos de esos están instaurados como creencias que mejoran los resultados, algo muy alejado de la realidad.

Laura Esquius, profesora del Máster Universitario en Alimentación en la Actividad Física y el Deporte de la Universidad Oberta de Cataluña, ha explicado una serie de fallos que suelen cometerse y que deberían erradicarse por completo.

Uno de los primeros es las dietas hiperproteicas, con altas dosis de proteínas. Muchos opinan que estas mejoran la actividad muscular y aumentan el tamaño de los músculos, algo completamente erróneo. La especialista explica que, en el organismo, “existe un límite máximo en la eficiencia de la dieta para estimular la biosíntesis de proteínas”.

Dietas hiperproteicas en la nutrición deportiva

Por ese motivo, afirma que “cantidades superiores a 2,1 gramos de proteínas por kilogramo de peso al día no son necesarias ni presentan ningún beneficio frente a dietas de contenido proteico menor”.

Otro de los errores más comunes en nutrición deportiva es la ingesta energética hipercalórica o hipocalórica. Unas dietas frecuentes en deportes como la gimnasia rítmica (ingesta por defecto), o en halterofilia (ingesta por exceso).

También destaca que otros fallos son “la toma insuficiente de fibra y de alimentos de origen vegetal (legumbres, verduras y fruta fresca), el déficit de minerales (principalmente calcio, zinc y hierro) y vitaminas (especialmente del complejo B) o la ingesta hídrica insuficiente, así como errores en las programaciones de las ingestas, con respecto a las cantidades ingeridas y la distribución horaria”.

La hidratación en el deporte

Además, hace especial hincapié en la hidratación porque como comenta “la deshidratación en el deportista puede disminuir la obtención de energía aeróbica por parte del músculo. También puede impedir una buena limpieza del ácido láctico producido durante el ejercicio, así como reducir la fuerza muscular”.

Por ello, es necesario que el deportista, durante la sesión entrenamiento o competición, “se acostumbre a beber entre 50 y 100 mililitros de líquido y, si es posible, con una frecuencia de entre 15 y 20 minutos”.

Por último, explica que para obtener una completa evaluación de su estado nutricional “es recomendable que el deportista acuda a un nutricionista especializado en deporte. Este profesional le ayudará a mantener un buen estado nutricional. Además, le puede orientar en su preparación nutricional ante pruebas deportivas exigentes que requieren un abordaje integral de la alimentación. Combinar nutrición y entrenamiento permite optimizar su rendimiento deportivo sin poner en peligro la salud”.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Apoteka está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.

Te puede gustar