¿Es bueno andar con un espolón?

lesión pie

La fascitis plantar es la causa más frecuente de dolor en la planta del pie.

Los síntomas más comunes del espolón son dolor e inflamación en la zona del talón

Sara Cabrero
Se lee en 3 minutos

El espolón calcáneo está asociado a la fascitis plantar. Una lesión que se produce en la fascia plantar, que es el conjunto de ligamentos que se encuentran en la planta del pie y conectan el talón con los dedos. Los síntomas más comunes son dolor e inflamación en la zona que la rodea, y dificultad para el apoyo normal del talón. Por ello, en este artículo de Apoteka nos preguntamos qué hay que hacer cuando aparece un espolón, ¿es conveniente continuar con la actividad o es preferible hacer reposo?

La sobrecarga es el principal factor que predispone a desarrollar una fascitis plantar. Según indica la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG), se trata de una afección que puede aparecer por los siguientes factores:

  • Sobrepeso
  • Calzado inadecuado
  • Pie muy arqueado
  • Mala postura

La fascitis plantar es la causa más frecuente de dolor en la planta del pie. Asimismo, puede estar motivada por permanecer mucho tiempo de pie o caminando cuando no estás acostumbrado. Entre los deportistas también es una lesión habitual, principalmente en los corredores que entrenan en superficies duras y bajo mucha intensidad.

Por otro lado, es un trastorno que se asocia con la edad, ya que los tejidos corporales pierden agua y se vuelven más rígidos con los años. Por ello, estos especialistas recomiendan practicar alguna actividad física de forma regular y estirar después del ejercicio. Igualmente, insisten en la importancia de llevar un calzado elástico, con un buen soporte del arco interno del pie y amortiguación en el talón.

¿Cómo tratar un espolón?

Cristina Fernández, farmacéutica del Centro de Información del Medicamento del Consejo General de Farmacéuticos (Cgcof), explica que este dolor en el pie se produce sobre todo durante los primeros pasos al comenzar el día o al ponerse de pie después de estar sentado durante un tiempo prolongado. Además, es característico que el paciente tenga dificultad para caminar e, incluso, apoyar el pie por completo en el suelo. Por ello, la SEGG aconseja seguir estas recomendaciones:

  • Suspender el deporte si supone un gran impacto para el pie y sustituirlo por otras actividades como montar en bici, natación, etc.
  • Evitar andar descalzo, estar mucho tiempo de pie, caminar sobre superficies duras, correr, saltar, etc.
  • Utilizar un calzado adecuado que no esté desgastado y se adapte correctamente al pie
  • Incorporar unas taloneras a tus zapatos para amortiguar el choque del talón al caminar y reducir las molestias
  • Bajar de peso
  • Masajear una vez al día la planta del pie rodándola sobre una botella de agua congelada. Recuerda que el frío puede quemar, así que si lo crees necesario la puedes cubrir con un paño
  • Ejercicios de estiramiento de la planta del pie y de la zona de los gemelos
  • En situaciones agudas el dolor puede reducirse con anti-inflamatorios

No obstante, si el dolor persiste durante más de tres semanas, la fascitis plantar deja de ser inflamatoria y se convierte en degenerativa, por lo que será necesario acudir al fisioterapeuta y reforzar los ejercicios anteriores. Además, si la lesión se complica podría incluso requerir cirugía.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Apoteka está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.

Te puede gustar