¿Es normal el flujo amarillo durante el embarazo?

Leucorrea en el embarazo

La leucorrea es uno de los principales motivos de consulta médica.

La secreción de este flujo vaginal será normal hasta que cambie de color a uno amarillento y maloliente

Sara Cabrero
Se lee en 3 minutos

El flujo vaginal que se genera durante el embarazo y que tiene un color blanquecino o ligeramente amarillento recibe el nombre de leucorrea. Su función es la de asegurar la limpieza de la vagina evitando el paso de bacterias hacia el útero, así como mantener el grado de acidez que debe haber en ella. Es inodoro y de textura viscosa y, en cierto modo, sirve como un termómetro para medir la salud de la vagina.

Según apuntan desde Sanitas, una leucorrea anormal tendrá un color amarillento, desprenderá mal olor y podrían, incluso, detectarse en ella restos de sangre. En algunos momentos también puede ser más abundante de lo normal. De ahí la importancia de que la mujer controle regularmente su flujo vaginal y acuda al médico cuando detecta cambios en él, especialmente si además siente picor o ardor en la zona.

Riesgos del flujo amarillo en el embarazo

Desde Quirónsalud indican que la leucorrea es uno de los principales motivos de consulta médica. Como explican, se trata de una infección bacteriana cuya importancia radica en la asociación con riesgos durante el embarazo, principalmente prematuridad, y de infección pélvica. No obstante, queda descartado que la misma sea una enfermedad de transmisión sexual (ETS), aunque se ha descrito que favorece la infección por VIH y de infecciones urinarias.

En Sanitas explican que el aspecto de la leucorrea es clave para determinar los posibles peligros en el embarazo. Así, destacan que:

  • Si aumenta de forma anormal la cantidad de flujo y es causado por un microorganismo, podría poner en riesgo el transcurso del embarazo al debilitar las paredes de la bolsa amniótica. Además, también podría adelantarse el parto si el mismo llega a producirse en las proximidades de la semana 37.
  • Si el color es blancuzco pero presenta un olor penetrante, puede ser un signo de la existencia de una candidiasis.
  • Si el color es amarillo, verdoso o gris y el olor es fuerte, puede indicar la existencia de una enfermedad de transmisión sexual, algunas de las cuales si no se tratan adecuadamente pueden causar la muerte fetal, así como daño cerebral, sordera, ceguera y bajo peso al nacer en el niño.

En cuanto al tratamiento, los mismos profesionales recuerdan que la candidiasis se combate con una higiene correcta de la zona genital y el uso de antifúngicos tópicos, pero en el caso de ciertas bacterias, como el estreptococo B, se debe realizar un tratamiento con antibióticos por vía intravenosa en el momento del parto para evitar que la infección sea transmitida al niño al pasar por el canal del parto.

¿Cómo prevenir la leucorrea en el embarazo?

Como hemos mencionado anteriormente, la secreción de estos flujos vaginales será normal hasta que estos cambien de color a uno amarillento y maloliente. Para evitar una posible infección, los mismos expertos de Sanitas señalan que hay que extremar las medidas de higiene durante la gestación a partir de los siguientes hábitos:

  • Utilizar ropa interior de algodón que no sea ajustada
  • Mantener la zona seca y limpia
  • No realizar duchas vaginales ni darse baños de burbujas
  • Limpiarse correctamente cuando se va al baño (de adelante hacia atrás)
  • Evitar el uso de productos perfumados en la zona
  • Cambio frecuente de ropa interior porque permitirá, además, controlar de forma cómoda las características de la leucorrea

Tags
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Apoteka está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.

Te puede gustar