Esguinces de tobillo: qué debes saber para prevenirlos y tratarlos

Esguince de tobillo

Los esguinces leves de tobillo se pueden tratar con una tobillera elástica.

Realizar calentamientos antes del deporte y elegir bien el calzado puede evitar el esguince de tobillo

Andrea Pérez
Se lee en 3 minutos

Se encargan de llevarnos donde queramos y soportan nuestro peso. Los pies son una de las partes del cuerpo claves para el desarrollo de nuestra vida y su cuidado es nuestra responsabilidad. Sin embargo, en cualquier momento podemos sufrir una caída o realizar un mal apoyo que nos ocasione un esguince de tobillo que reduzca nuestra actividad. En este artículo mencionamos cómo cuidar estas lesiones desde la farmacia, principalmente, con el uso de tobilleras y ortesis.

“Todas las lesiones ligamentosas del tobillo se pueden tratar de manera similar. Eso sí, el tratamiento dependerá del grado de la lesión (a valorar según incapacidad, dolor e inflamación) y de la fase en la que se encuentre (tiempo que ha pasado desde la lesión)”, explica Elena Palau Roig, vocal de Ortopedia del Colegio de Farmacéuticos de Barcelona (COFB).

¿Qué hacer tras sufrir un esguince de tobillo?

Las primeras 48 horas tras sufrir un esguince de tobillo son cruciales, ya que marcarán la recuperación de la lesión. “Los objetivos iniciales del tratamiento son controlar el dolor, prevenir el edema y mantener la movilidad articular antes de aumentar gradualmente el ejercicio”, subraya la farmacéutica.

Por ello, en los dos primeros días, se recomienda seguir el método RICE (por sus siglas en inglés equivale a Reposo, Hielo, Compresión, Elevación), combinado con medicamentos analgésicos y/o antiinflamatorios:

  • Reposo: se aconseja usar muletas hasta que el paciente pueda caminar normalmente.
  • Hielo: aplicar terapia de frío (inmersión en hielo, agua o bolsas de frío) durante 15 a 20 minutos cada dos o tres horas, hasta que mejore la hinchazón.
  • Compresión: es crucial la compresión con un vendaje elástico para minimizar la hinchazón.
  • Elevación: finalmente, el tobillo lesionado debe mantenerse elevado por encima del nivel del corazón para aliviar aún más la hinchazón.

Una vez que han pasado estos dos primeros días, el tratamiento se centrará en recuperar la función articular. En este sentido, la especialista indica el uso de ortesis funcionales (disponibles en farmacias) que “permitan el apoyo de carga, para recuperar la fuerza muscular y entrenar la propiocepción (capacidad que tiene nuestro cerebro de saber la posición exacta de todas las partes de nuestro cuerpo en cada momento)”.

En las boticas -sobre todo aquellas con una gran sección de ortopedia- se pueden encontrar férulas o aparatos ortopédicos para los tobillos con el fin de limitar los movimientos extremos de las articulaciones y permitir el soporte de peso temprano mientras protegen contra una nueva lesión.

Inmovilizaciones según el esguince de tobillo

No obstante, la lesión por esguince de tobillo no siempre es igual, así que su tratamiento tampoco puede serlo. Existen:

  • Leves o de grado I = distensión de las fibras
  • Moderados o de grado II = rotura parcial del ligamento
  • Graves o de grado III= rotura total del ligamento

Los usuarios con esguinces de tobillo leves no necesitan inmovilización. “El tratamiento es suficiente mediante una tobillera elástica, que limite el movimiento, durante unos días después de la lesión”, subraya Palau.

Por otro lado, si hablamos de esguinces moderados, será importante una inmovilización funcional mediante vendajes tipo tapping o con ortesis estabilizadoras durante un par de semanas, tal y como señala la experta. “Las tobilleras estabilizadoras proporcionan compresión y permiten la movilidad, mientras que protegen contra la inversión y la eversión (rotación hacia afuera) de la articulación”, explica la vocal de Ortopedia del COFB. “La estabilización se consigue mediante ortesis bivalva de tobillo o tobillera estabilizadora de cordones. Escogeremos la primera cuando el paciente precise una mayor estabilización”, añade.

Por último, el tratamiento de los esguinces graves es más complicado y requiere de una inmovilización y un reposo mayor.

Consejos para prevenir un esguince de tobillo

Para evitar este tipo de lesión, la farmacéutica menciona cinco recomendaciones:

  • Realizar un calentamiento para preparar los músculos y las articulaciones antes de hacer deporte.
  • Evitar los zapatos de tacón alto y usar un calzado adecuado a diario y a la hora de practicar algún deporte.
  • Realizar ejercicios para fortalecer los músculos de la zona y proteger el tobillo.
  • Vigilar el terreno por donde pisamos para evitar irregularidades, sobre todo en actividades al aire libre.
  • Practicar deporte y aumentar la actividad física gradualmente.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Apoteka está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.

Te puede gustar