Esponja menstrual: qué es, cómo se usa y sus ventajas

Dolores menstruación

La esponja menstrual puede usarse durante un máximo de ocho horas.

Es hipoalergénica y una alternativa que permite mantener relaciones sexuales durante su uso

Sara Cabrero
Se lee en 3 minutos

Los tampones y las compresas continúan siendo las medidas de higiene más empleadas por las mujeres durante el periodo. Sin embargo, en los últimos años están proliferando otras alternativas más ecológicas y respetuosas con el medio ambiente que cada día ganan más adeptas. Seguro que ya conoces la copa, pero ¿has oído alguna vez hablar de la esponja menstrual?

En este artículo de Apoteka te contamos todo sobre ella. Te explicamos cómo se utiliza y qué ventajas e inconvenientes presenta frente al resto de productos de higiene femenina.

¿Qué es y cómo se usa la esponja menstrual?

Blanca González Herrero, vocal de Dermofarmacia del Colegio de Farmacéuticos de A Coruña, explica que las esponjas menstruales son cómodas, ecológicas y económicas. Como su propio nombre indica, son esponjas que se introducen en la vagina durante la menstruación y absorben el flujo durante los días de sangrado.

Pueden clasificarse en esponjas naturales y sintéticas según su material de fabricación:

  • Las esponjas sintéticas son de poliuretano y tienen una forma aplanada. Son de talla única y, para facilitar su extracción, normalmente disponen de un orificio. También suelen estar lubricadas para que su colocación sea sencilla. Pero como están hechas a partir de un material biodegradable, se deben desechar tras su uso.
  • Las esponjas naturales o marinas están confeccionadas con esponjas naturales marinas no blanqueadas y pueden cortarse para adaptar su tamaño a las necesidades de cada mujer. Antes de introducirlas, hay que humedecerlas y su extracción puede ser más complicada ya que no disponen de cordón ni orificio. En cambio, son reutilizables -duran una media de seis meses- y, por tanto, más sostenibles.

Ambas comparten que son una alternativa al tampón e hipoalergénicas. “Se adaptan con mucha comodidad, son flexibles, suaves, muy absorbentes y discretas”, señala la experta. Además, a diferencia de la copa menstrual, permiten mantener relaciones sexuales durante su uso.

Solamente pueden emplearse un máximo de ocho horas, ya que tanto las sintéticas como las naturales -así como los tampones- tienen riesgo de producir síndrome de shock tóxico (SST). “Para prevenirlo debemos recomendar no exceder estas horas de uso, lavarse las manos antes de su manipulación y no utilizarlas más allá de los días de menstruación”, añade la especialista.

¿Cómo se limpia la esponja menstrual?

Como hemos comentado anteriormente, solo la esponja natural o marina puede reutilizarse. Puede emplearse en diferentes ciclos pero antes hay que limpiarla correctamente. Para ello, los fabricantes recomiendan que se sumerja durante doce horas en diferentes soluciones (bicarbonato, vinagre, aceites esenciales, etc.) y, después, dejarla secar al aire. La vocal del COF recuerda que no se puede esterilizar porque podría provocar la pérdida de su integridad y, en consecuencia, romperse o endurecerse.

“El paso de limpieza es un punto crítico”, advierte. “Debemos ser conscientes de que el material de la esponja es poroso y, por tanto, pueden quedar retenidos microorganismos con el riego de infección que ello conllevaría”, alerta.

Además indica que “también debemos tener en cuenta que la hemos sumergido en soluciones de las que no tenemos evidencia científica sobre su poder desinfectante y que pueden ser irritativas, modificar el pH y dañar la flora vaginal”. Es por esta razón que la especialista se decanta por las copas menstruales, ya que están fabricadas con materiales inertes donde no se acumulan gérmenes y se pueden esterilizar.

Con todo, destaca que las esponjas menstruales son un producto todavía poco extendido y, por tanto, “debemos estar atentos y elegir aquellas marcas que nos ofrezcan garantías”. “Si no estamos seguros lo mejor es recurrir al canal farmacia donde el farmacéutico como profesional sanitario ha exigido a sus proveedores los estándares necesarios y que además nos va a aconsejar sobre su uso adecuado”, añade.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Apoteka está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.

Te puede gustar