Gafas para ordenador: cómo proteger la vista de las pantallas

Existen gafas con filtro azul para las pantallas, pero su eficacia no está demostrada.

Las gafas de ordenador son necesarias para personas que sufren presbicia o astigmatismo

Andrea Pérez
Se lee en 3 minutos

Más de 7 horas. Es el tiempo que pasan los españoles delante de una pantalla de ordenador y nuestros ojos lo sufren. Para evitar problemas oculares, los expertos farmacéuticos nos dan una serie de recomendaciones y nos comentan qué son las gafas para ordenador.

La distancia a la pantalla y el tiempo de uso serán claves para definir unos buenos hábitos que no pasen factura a nuestra vista.

¿Qué gafas usar delante del ordenador?

Olegario Cortiñas Fariña, vocal de Óptica-Oftálmica y Optometría del Colegio de Farmacéuticos de A Coruña (Cofc), explica que existen dos tipos de lentes que se pueden usar:

  • Sin graduar: estas lentes concretas tienen filtros, es decir, para determinadas longitudes de onda la lente lleva un componente que no deja pasar esa frecuencia que es la luz azul. “No está demostrado que esa frecuencia sea nociva puesto que está dentro del espectro visible”, indica el farmacéutico. No obstante, existen este tipo de lentes con filtro para la luz azul y puede haber personas que estén con ellas más cómodas, aunque “falta saber si es por un efecto placebo“.
  • Graduadas: para saber si una persona requiere lentes graduadas debe ser examinada por un profesional (óptico-optometrista u oculista) para darle una prescripción si la requiere.

En este sentido, la farmacia cuenta con gafas graduadas para la presbicia, una patología de la que hablaremos más en detalle a continuacion.

¿Cuándo usar gafas para el ordenador?

Las personas que tengan cualquiera de estas patologías deberán usar lentes graduadas para el ordenador y el uso de pantallas prolongado:

1- La hipermetropía: generalmente de lejos se arregla sin gafas, sobre todo cuando es joven. Sin embargo, para cerca (el ordenador está a cerca-media distancia) sí que se necesitan para evitar el esfuerzo mayor que requiere.
2- La presbicia: está relacionada con la edad, empieza a los 40-45 años y aumenta hasta los 60-65 que se estabiliza.
3- El astigmatismo: implica que el paciente vera borroso (de lejos y de cerca), por lo tanto, necesitará gafas.

Consejos si muchas horas delante del ordenador

“Si la persona nota algún malestar que persiste en el tiempo o incluso que aumenta en intensidad debe ser examinado por un óptico-optometrista u oftalmólogo”, subraya el especialista. Si el problema es puntual, estas podrían ser alguna de las soluciones:

  • Seguir unas normas de higiene visual en lo referente a tiempo de uso, distancia, iluminación ambiental, contraste en pantalla, tamaño de letra, inclinación de la pantalla y eliminación de reflejo.
  • En cuanto a la posición del cuerpo debe ser ergonómica, por tanto, no forzada.
  • Como norma debe descansar cada cierto tiempo y cada uno lo hará en función de su capacidad, su edad y su estado físico. Cada cierto tiempo, según lo anterior, debe levantarse y relajar la vista mirando a lo lejos, a la vez que relaja los paquetes musculares de brazos, piernas, espalda y cintura.
  • Debemos en lo posible no acercarnos excesivamente a la pantalla pues cuanto más nos acerquemos más utilizamos la acomodación y más nos cansaremos.

“Todo esto es aplicable también a los niños, pues el trabajo muy cercano a los ojos puede favorecer la aparición o el aumento de la miopía”, añade Cortiñas.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Apoteka está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.

Te puede gustar