Hongos en la piel: qué son, causas, síntomas y tratamientos

Existen métodos de prevención y tratamientos para evitar las infecciones de hongos en la piel, pies y uñas

Cristina Paredes
Se lee en 2 minutos

¿Sabías que tener hongos en verano es más frecuente? Los hongos son microorganismos que pueden aparecer en el aire, en el agua y en el suelo, y también, por supuesto, en la piel. La mayoría de las infecciones causadas por hongos son de carácter superficial ya que afectan y están presentes en la dermis y la epidermis, la capa externa de la piel. Pese a ser molestas existen medicamentos con prescripción médica y otros sin receta, así como métodos de prevención sencillos para tratar este tipo de infecciones.

Las infecciones por hongos cutáneas son diferentes a las de origen bacteriano. Las células de los hongos son más complejas y se parecen a las células de los humanos, por lo que, en este caso, su tratamiento es similar.

¿Por qué se producen los hongos en la piel?

En verano, debido a las altas temperaturas y a la humedad que prolifera en de las piscinas y playas, la infección más frecuente es las micosis en los pies.

Este término engloba tanto a los hongos en los pies, los hongos de las uñas de los pies y manos, y en las mucosas o anejos cutáneos. También influye el calzado, la higiene, las condiciones ambientales y climatológicas, y si padece de diabetes o enfermedades inmunodepresoras.

¿Cómo evitar los hongos cutáneos?

El tratamiento que aconseja el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos se basa principalmente en seguir unas medidas adecuadas de higiene:

  1. Cortar adecuadamente las uñas de manos y pies.
  2. Evitar la hiperhidrosis utilizando ropa de algodón o lana.
  3. No usar calzado oclusivo ni ropa que no transpire.
  4. Utilizar polvos desodorantes en caso de exceso de sudoración.
  5. Usar zapatillas en duchas y aseos públicos.

¿Cómo eliminar los hongos en la piel?

Es fácil y sencillo eliminar las infecciones por hongos cutáneas. A menos que se trate de infecciones y lesiones muy extensas, se recomienda utilizar aerosoles o polvo para curar las heridas en zonas húmedas y en pliegues.

En las uñas, lo más común es utilizar lacas y en el resto de zonas afectadas, cremas o pomadas. También existen cremas y pomadas sin prescripción médica para los hongos en la piel.  Este tipo de productos asocian un antifúngico con un antiinflamatorio, por lo que alivian de manera más rápida los síntomas de la infección.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Apoteka está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.

Te puede gustar