¿Cómo lavar correctamente el pelo? 10 trucos en la rutina de belleza

El último aclarado debe ser con agua fría para sellar las cutículas.

El champú es clave en la limpieza del cabello, según el cuero cabelludo se recomendará uno u otro

Andrea Pérez
Se lee en 3 minutos

¿Sabías que la media de vida de un cabello es de 7 años? Durante este tiempo pasa por diferentes fases: de crecimiento, de transición y de descanso. 

Cuidar nuestro pelo es esencial y, para ello, necesitamos encontrar los productos adecuados.

Según comenta Leire Azcona, farmacéutica comunitaria de Vizcaya y especializada en Cosmética y Dermofarmacia, el cabello “no sólo realiza funciones protectoras frente a agentes externos, sino que es considerado también un elemento estético muy importante para la persona”. 

¿Pelo normal, seco o graso?

En primer lugar, el usuario tiene que distinguir qué tipo de pelo tiene. Esto dependerá de la epidermis del cuero cabelludo, lugar donde se acumulan las secreciones sebáceas y sudorales. El cuero cabelludo se divide en tres tipos:

  • Normal: lucen brillantes, suaves y flexibles. Se pueden peinar fácilmente y el cuero cabelludo es rosado. No precisan de un cuidado específico, es suficiente si se sigue con las mismas rutinas.
  • Seco: el pelo no está protegido ni lubricado. Se percibe sequedad y deshidratación en el cuero cabelludo y en el cabello. Estos pelos son quebradizos, ásperos y las puntas se abren con facilidad. Se recomienda que usen productos suaves con sustancias reengrasantes y activos hidratantes.
  • Graso: hay un exceso de sebo y ello se manifiesta en el cuero cabelludo y en el pelo con un aspecto brillante. También suele haber falta de volumen. Para disminuir esto se pueden usar como seborreguladores levadura de cerveza o extractos de ortiga. 

El champú es básico para una correcta limpieza

Esta especialista reflexiona sobre la salud capilar en este artículo y afirma que para mantener el cuero cabelludo sano “lo primordial es la limpieza”. En este sentido, el champú es clave porque:

  • Remueve el exceso de grasa
  • Elimina las células muertas y los residuos de contaminación y cosméticos
  • Forma espuma suficiente y se extiende por todo el cabello
  • No daña el estrato córneo ni la cutícula del cabello 
  • Acaba con la suciedad acumulada 
  • Su aclarado es fácil y rápido
  • Aporta brillo y suavidad
  • Facilita el peinado 

Se puede acudir a la farmacia y consultar con un experto cuál es el mejor champú para cada tipo de pelo.

Recomendaciones para el lavado del pelo

Por otro lado, la farmacéutica Leire Azcona explica una serie de recomendaciones para que la limpieza del pelo resulte óptima:

  • Peinar el cabello antes de lavarlo para eliminar la suciedad acumulada
  • Utilizar agua tibia para mojar el pelo. No se aconseja lavarlo con agua caliente. 
  • Aplicar el champú en las manos y repartirlo de forma homogénea en el cuero cabelludo
  • Masajear con las yemas de los dedos y añadir más agua si no se crea espuma
  • Si se considera necesario, lavar por segunda vez con champú para mayor limpieza
  • Utilizar mascarilla o acondicionador
  • Respetar los tiempos de aplicación que indican los fabricantes
  • Aclarar con abundante agua y a temperatura fría para finalizar, para que, según explica Azcona, “las escamas de la cutícula se comprimen y el cabello queda más suave”
  • Quitar la humedad con una toalla y dejarlo secar al aire libre
  • Activar la microcirculación con masajes en el cuero cabelludo

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Apoteka está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.

Te puede gustar