¿Lubricante o vaselina? Cuándo usar cada uno

relaciones sexuales

Es importante elegir los productos adecuados para no romper el preservativo y evitar riesgos.

La sequedad vaginal puede dar lugar a molestias e, incluso, dolores en las relaciones sexuales

Sara Cabrero
Se lee en 3 minutos

A veces, las relaciones sexuales no son totalmente placenteras debido a una falta de lubricación. Aunque hay muchas mujeres que lubrican de forma natural sin problema alguno, otras pueden presentar cierta sequedad vaginal que puede dar lugar a molestias e, incluso, dolores en el momento de la penetración. Por ello, la farmacia dispone de una amplia gama de lubricantes para utilizar en este tipo de situaciones.

A pesar de que habitualmente la sequedad vaginal se atribuye a mujeres de avanzada edad, este síntoma no es único de la menopausia. También es un efecto adverso de los tratamientos contra el cáncer o una consecuencia ante la baja producción de estrógenos.

No obstante, tampoco es necesaria la presencia de estas u otras patologías para recurrir a un lubricante. Igualmente, son adecuados para practicar sexo anal, ya que esta parte del cuerpo no lubrica de forma natural, o simplemente para mejorar la vida sexual.

Existe una gran variedad de lubricantes en la botica según las preferencias y características de la pareja. Todos ellos hidratan y reducen la irritación causada por la fricción durante el coito. Pero, ¿y la vaselina? ¿Tiene también la misma función? ¿Se recomienda su uso?

Lubricante o vaselina en las relaciones sexuales

En la creencia popular se ha extendido el uso de la vaselina para mejorar las relaciones sexuales. No obstante, nos preguntamos si ésta es segura.

Los expertos de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO) defienden que la vaselina “no es una buena opción”. De hecho, desaconsejan si uso “especialmente” si se usa preservativo como prevención de enfermedades de transmisión sexual (ETS) o como método anticonceptivo frente a un embarazo, ya que daña el látex y puede interferir en su eficacia.

Asimismo, advierten de que el uso de vaselina u otros aceites minerales con el mismo fin pueden también afectar a la microbiota vaginal.

En resumen, aunque la vaselina parezca útil para las relaciones sexuales por su aspecto oleoso, al ser un producto fabricado a base de aceite puede ocasionar los siguientes peligros:

  • Rasgaduras y roturas en el preservativo y, por tanto, mayor exposición a las ETS y embarazos no deseados
  • Alteración del equilibrio de la microbiota vaginal
  • Vaginosis bacteriana

En este sentido, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) recomiendan que exclusivamente se usen este tipo de lubricantes para prevenir que los condones se rompan o se salgan durante las relaciones sexuales:

  • Lubricantes a base de agua
  • Lubricantes a base de silicona

Dentro de estos, los ginecólogos aseguran que en los últimos años se han desarrollado alternativas que no alteran las propiedades físicas del preservativo. Así, sólo apuntan a que las mujeres prueben varios lubricantes hasta encontrar el que mejor se adapte a sus necesidades.

Como la vaselina, los especialistas tampoco aconsejan otros productos como el aceite de coco, los geles o las cremas hidratantes (solo indicados para el uso tópico externo). Igualmente, descartan el aceite para cocinar (aunque sea totalmente natural) y la saliva (se seca rápidamente y puede suponer un riesgo por las bacterias que puede acumular).

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Apoteka está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.

Te puede gustar