Migrañas: síntomas, causas y tratamiento

sintomas-migranas

El 70% de las personas que sufren migrañas tienen antecedentes familiares.

Dormir adecuadamente, no consumir alcohol y evitar luces potentes ayudará a reducir las migrañas

Andrea Pérez
Se lee en 3 minutos

Un dolor que se instala en la cabeza y te incapacita para seguir con tu vida. Es así como describen algunas personas que sufren migrañas las sensaciones que sienten. No obstante, existen tratamientos farmacológicos para disminuir estas molestias y recomendaciones para evitar la aparición de las migrañas. Todo ello lo contaremos en este artículo.

“La migraña es el tipo de dolor de cabeza más frecuente y se caracteriza por la aparición de crisis de dolor intenso, que pueden durar varias horas, y que se repiten periódicamente a lo largo del tiempo en forma de crisis migrañosas”, indica Cristina Fernández, farmacéutica del Centro de Información del Medicamento del Consejo General de Farmacéuticos (Cgcof).

¿Cuáles son los síntomas de las migrañas?

Además del dolor de cabeza, con frecuencia localizado en un lado de la cabeza, la migraña no se queda solo ahí. También puede ir acompañada de otros síntomas como:

  • Náuseas
  • Vómitos
  • Sensibilidad a la luz y al ruido
  • Empeoramiento con la actividad física

Otro dato curioso que señala la especialista es que cerca del 20 por ciento de pacientes que tiene migrañas experimentan una situación previa, denominada ‘aura’, que les sirve de aviso. Este episodio se caracteriza por alteraciones en la vista (destellos, visión borrosa, puntos luminosos, etc), hormigueo en la cara o en las extremidades y aumento de la sensibilidad.

Causas de las migrañas

Fernández subraya que el 70 por ciento de las personas que sufren migrañas tienen antecedentes familiares, lo que sugiere una causa genética del trastorno. Esta predisposición genética puede ir acompañada de otros factores (internos y externos) que desencadenarían las crisis:

  • Cambios hormonales (por ejemplo, previos a la menstruación)
  • Psicológicos (estrés, alteraciones del sueño, etc)
  • Cambios bruscos de presión atmosférica
  • Ciertos alimentos: queso, chocolate, plátanos, aguacate, algunas legumbres, carnes o pescados procesados, algunos frutos secos, café o vino.
  • Algunos fármacos con efecto vasoconstrictor o vasodilatador
  • Abuso de analgésicos
  • Ruidos fuertes o luces brillantes

Soluciones en la farmacia para las migrañas

“El primer paso para el alivio de la migraña es un diagnóstico adecuado. El farmacéutico tiene un papel relevante a la hora de detectar posibles casos para su derivación al especialista”, afirma Fernández.

Según explica la farmacéutica, el tratamiento de las crisis tiene como objetivo la supresión rápida y de forma completa del dolor y de los síntomas acompañantes. Más concretamente, el paciente que sufre migrañas debería tomar:

  • Analgésicos (paracetamol, antiinflamatorios no esteroideos–AINE–, opiáceos) y/o fármacos específicos (ergóticos o triptanes). Otros remedios, como el agua de rosas, también calman las migrañas.
  • Cuando los ataques de migraña son frecuentes, duran demasiado o no responden adecuadamente a la medicación para aliviar los síntomas, debe utilizarse un tratamiento preventivo (betabloqueantes, algunos antidepresivos o antiepilépticos, etc.).

El rol del profesional farmacéutico es esencial en este sentido ya que resolverá cualquier duda sobre los medicamentos, dará consejos para llevar un estilo de vida saludable y reducir los factores desencadenantes, ayudará al paciente a cumplir el tratamiento y detectará posibles casos de abuso de analgésicos, que podría provocar un dolor persistente de difícil tratamiento.

“Se ha observado que aproximadamente el 40 por ciento de los pacientes con migraña crónica no continúan con el tratamiento prescrito, lo que dificulta la obtención de los objetivos terapéuticos y favorece el uso incontrolado de analgésicos, lo que genera un círculo vicioso difícil de parar”, especifica Fernández.

Consejos para las personas con migrañas

Los expertos apuntan una serie de recomendaciones (además del tratamiento) para aliviar los síntomas y reducir las crisis:

  • Dormir adecuadamente: tanto la falta de sueño como el exceso pueden desencadenar una crisis.
  • En la medida de lo posible, evitar situaciones de estrés o llevar a cabo actividades que ayuden a reducirlo.
  • Evitar los humos y olores fuertes, así como las luces potentes, brillantes o intermitentes y el ruido de elevada intensidad.
  • Evitar el ayuno prolongado y limitar el consumo de los alimentos detectados como “desencadenantes”.
  • Suprimir el consumo de tabaco y alcohol.
  • En los episodios de crisis, es recomendable acostarse y relajarse todo lo posible, permanecer a oscuras en un ambiente silencioso y bien ventilado y colocar frío en la zona afectada.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Apoteka está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.

Te puede gustar