Morderse las uñas: ¿cómo quitar este hábito?

Morderse las uñas

En farmacia existen esmaltes con sabor amargo para evitar el hábito de morderse las uñas.

La costumbre de morderse las uñas puede ocasionar problemas bucales, según alertan los dentistas

Andrea Pérez
Se lee en 3 minutos

Nervios por un examen, aburrimiento, ansiedad escondida… Las razones por las que una persona puede acabar mordiéndose las uñas son muy diversas. Este gesto, que a priori no parece peligroso, puede ocasionar problemas de salud en los dedos y los dientes, y también a nivel psicológico. En la farmacia cuentan con soluciones para quitar este hábito.

El término con el que se conoce la costumbre de morderse las uñas es onicofagia, que procede del griego ‘onico’ (uña) y ‘fagia’ (comer). “Este hábito repetitivo suele iniciarse en torno a los 4-6 años. Algunos estudios cifran su prevalencia en un 30 por ciento de los menores”, explican desde el Consejo General de Colegios de Dentistas de España.

¿Por qué se muerden las uñas estas personas? Los expertos afirman que tiene un efecto calmante. Esta conducta les sirvió para gestionar una situación de estrés o ansiedad y ahora su cerebro lo relaciona con ello.

Efectos negativos de morderse las uñas

Fuente: Colegio de Farmacéuticos de Valencia (Micof)

Desde el Colegio de Farmacéuticos de Valencia (Micof) alertan de los efectos negativos que puede producir la acción de morderse las uñas:

  • Problema en el crecimiento de las uñas: no crecen bien y presentan daños internos.
  • Los dedos se inflaman y tienen heridas también alrededor de la uña.
  • Desgaste de los dientes, mayor riesgo de infecciones y problemas bucales.
  • Aparición de mal aliento.
  • Baja autoestima por razones estéticas, ya que normalmente los dedos están en ‘carne viva’.

Los problemas bucodentales que puede acarrear esta práctica preocupan a los dentistas, que señalan que en consulta se encuentran continuamente con: desgastes y microfracturas en el esmalte de los dientes, dolor y chasquidos de mandíbula, problemas en las encías y aftas bucales por las bacterias de debajo de las uñas y bruxismo.

En este sentido, recomienda acudir a la consulta de este profesional para revisar el estado de la boca. “A través de las revisiones periódicas, el dentista comprobará si la onicofagia ha producido algún daño en la boca del paciente y podrá ser tratado para evitar patologías más graves”, subrayan estos profesionales.

Productos de farmacia para no morderse las uñas

En las boticas pueden encontrarse artículos para quitar las ganas de morderse las uñas. Generalmente, se trata de esmaltes con sabor amargo que inhiben este deseo involuntario. Además, algunos de ellos no cubren la uña, sino que penetran dentro de ella y favorecen la nutrición, fortalecen la uña y estimulan su crecimiento por la biotina que contienen.

En cuanto a su modo de uso, dependerá de las instrucciones que dé cada fabricante. Se suele recomendar utilizarlos como mínimo 10 días y aplicarlo por la noche cada dos días. Desde el Micof también aconsejan cubrirse los dedos con tiritas o guantes o masticar chicles o regaliz.

Por otro lado, una gran parte de los casos de onicofagia tiene su origen en el estrés o la ansiedad. Por ello, es importante que la persona que tiene este hábito visite a un psicólogo para tratar las causas que provocan el morderse las uñas. Comenzar una terapia psicológica es útil para eliminar estos hábitos involuntarios que dañan nuestra salud, física y mental.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Apoteka está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.

Te puede gustar