Ocho efectos secundarios de las pastillas anticonceptivas

píldora, método anticonceptivo

El principal efecto secundario es que incrementa el riesgo de formación de trombos.

Además de prevenir el embarazo, la píldora también sirve para regular los dolores de la menstruación

Sara Cabrero
Se lee en 3 minutos

Las pastillas anticonceptivas, conocidas popularmente como píldoras, impiden la ovulación y, en consecuencia, el embarazo. Se administran por vía oral y constituyen uno de los métodos anticonceptivos más seguros, con un 99 por ciento de eficacia aproximadamente, siempre y cuando se utilice de manera correcta.

Después del preservativo, la píldora es el método anticonceptivo más utilizado para evitar embarazos no deseados. Hay millones de mujeres que la toman en todo el mundo y decenas de fármacos distintos que se adecúan a las necesidades y características de cada paciente con el objetivo de minimizar los efectos secundarios y mejorar la tolerabilidad.

¿Para qué sirve tomar la píldora?

Además de para prevenir el embarazo, la píldora también está indicada para reducir los dolores de la menstruación o para el tratamiento de algunas enfermedades ginecológicas. Según recoge la Asociación Española de Pediatría (AEP), la pastilla anticonceptiva es beneficiosa porque:

  • Hace que las reglas sean más regulares y menos dolorosas
  • Disminuye el riesgo de cáncer de ovario
  • Reduce los síntomas del síndrome premenstrual, tales como los cambios de humor, el dolor de cabeza, la sensación de hinchazón y el cansancio
  • Mejora el acné
  • Rebaja el riesgo de padecer fibromas uterinos, quistes de ovario y enfermedades de la mama no cancerosas.

No obstante, hay que recordar que su correcta administración es fundamental para que ésta sea efectiva. Hay que cumplir estrictamente con la toma diaria, pues los olvidos son -en la actualidad- la principal causa de fallo de este método anticonceptivo.

Efectos secundarios de la píldora anticonceptiva

Pero además de ventajas, se pueden encontrar igualmente efectos adversos que pueden suponer un riesgo a la hora de optar por esta vía. Por ello, es fundamental acudir primero al médico para que te recete la píldora más indicada y te realice posteriormente un seguimiento.

El principal efecto secundario de las pastillas anticonceptivas, advierte Sanitas, es que incrementan el riesgo de formación de trombos, por lo que no se recomienda su uso en mujeres con factores de riesgo cardiovascular (tabaquismo, hipertensión, diabetes, hipercolesterolemia) o con trastornos de la coagulación.

Otros de los síntomas más comunes entre las mujeres tras tomar la píldora son:

  • Aumento del sangrado y/o desarreglos en el ciclo menstrual
  • Incremento de la sensibilidad de las mamas
  • Náuseas
  • Cambios de humor
  • Dolores de cabeza
  • Aumento de peso
  • Disminución de la libido

Por otro lado, la toma de la píldora también se ha atribuido a un riesgo de cáncer. Hasta ahora, según reconoce el Ministerio de Sanidad y también refleja Sanitas, los estudios realizados en este aspecto admiten que:

  • Puede aumentar ligeramente el riesgo de cáncer de mama, especialmente en mujeres jóvenes. No obstante, éste desaparece después de 10 años sin tomarla
  • Hay menor riesgo de sufrir cáncer de ovario y de endometrio, siendo la protección mayor cuanto más tiempo se tomen
  • Se incrementa el riesgo de cáncer de cuello de útero relacionado con la infección por papilomavirus
  • Mayor riesgo de que aparezcan tumores benignos en el hígado, pero “no está nada claro” que se incremente el riesgo de sufrir un cáncer hepático

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Apoteka está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.

Te puede gustar