¿Por qué tengo dolor de rodilla al bajar escaleras?

dolor rodilla bajar escaleras

El dolor de rodilla al bajar las escaleras puede deberse a una luxación de rótula, entre otras.

Es aconsejable utilizar rodilleras si sentimos dolor al subir y bajar las escaleras

Andrea Pérez
Se lee en 3 minutos

Escuchar nuestro cuerpo es primordial a la hora de detectar anomalías. Somos nosotros mismos los que conocemos el funcionamiento de nuestro cuerpo y cuándo algo no va bien. Por ejemplo, sentir dolor de rodilla al bajar las escaleras no es buen síntoma. En este artículo, los expertos nos cuentan cuáles pueden ser sus causas.

"La rodilla es la mayor epífisis del aparato locomotor y, probablemente, es la más vulnerable debido a que su estabilidad depende, fundamentalmente, del soporte ligamentoso y muscular", señalan los autores del artículo 'La rodilla en la infancia y adolescencia' de la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria (Sepeap).

Generalmente, los profesionales apuntan que el dolor de rodilla está muy relacionado con las lesiones deportivas. Estas se suelen producir en varones (a partir de los 12 años) que juegan al fútbol, baloncesto o fútbol sala.

Causas del dolor de rodilla al bajar las escaleras

Son numerosas las causas que pueden provocar un dolor de rodilla. Concretamente, en el artículo se mencionan las siguientes:

1. Dolores de crecimiento. A pesar de su nombre no tienen relación con el crecimiento y afectan al 15 por ciento de niños de entre 3 y 10 años. Suele aparecer a últimas horas del día o durante el sueño.

2. Deformidades torsionales y angulares de los miembros inferiores. Se pueden visualizar cuando el niño está todavía en el útero. "Se suelen resolver espontáneamente, en la mayoría de los casos, con el desarrollo, siendo su expresión más evidente la desviación interna o externa de los pies", especifican los expertos.

3. La condromalacia rotuliana. Se refiere al reblandecimiento del cartílago de la rótula. Es frecuente en deportes que se realizan en terreno duro, como los corredores de fondo pero también los deportistas que se dedican al atletismo, balonmano o baloncesto. Puede aparecer por traumatismo directo, subluxación de la rótula o cargas excesivas o muy reiteradas.

4. Síndrome de Sinding-Larsen. Es un dolor que se acentúa con el ejercicio y puede evolucionar a tendinopatía del tendón rotuliano (enfermedad del saltador). Se producen microtraumatismos repetitivos.

5. Luxación de rótula. En este caso, el dolor es repentino, la rodilla cede y provoca la caída de la persona. La rótula está desplazada hacia el lado externo de la articulación y se crea un hueco.

6. Fracturas de la rótula. Puede darse tras un traumatismo directo e impide extender la pierna. Por lo tanto, será casi imposible bajar las escaleras.

7. Osteocondritis disecante de rodilla. Hay una pérdida progresiva de fuerza y dificultad para extender la rodilla. Esto se debe a la separación de una sección del hueso y el cartílago articular.

Otras causas pueden ser la enfermedad de Osgood-Schlatter, un quiste poplíteo, las fracturas espinales de la tibia, las lesiones ligamentosas y la afectación de los meniscos.

Tratamiento para el dolor de rodilla

Los médicos afirman que el rápido tratamiento del dolor de rodilla ayuda a que la patología evolucione. Por ello, recomiendan:

  • Aplicar hielo en la zona.
  • Inmovilizar la articulación con rodilleras (las venden en farmacia) o con vendaje de esparadrapo. Hay que colocarlo 10 centímetros por encima de la rodilla y 10 centímetros por debajo.
  • No apoyar sobre la pierna lesionada.
  • Evitar doblar la rodilla. Es decir, no subir ni bajar escaleras.
  • Mantener reposo y no hacer ejercicio.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Apoteka está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.

Te puede gustar