¿Puedo comer bacon durante el embarazo?

Alimentación embarazo

Existen restricciones alimentarias para evitar problemas como la listeriosis o la toxoplasmosis.

Se debe restringir el consumo de carnes crudas o poco cocinadas, así como del embutido

Sara Cabrero
Se lee en 3 minutos

Durante el embarazo es importante llevar a cabo una dieta equilibrada y sana. Además, existen diversos alimentos que no se recomiendan e, incluso, están prohibidos durante la gestación. Pero, ¿es el bacon uno de ellos? En este artículo de Apoteka, te explicamos cómo seguir una nutrición correcta en el embarazo.

María Jesús Terán Alonso, jefa de Obstetricia en el Hospital Sanitas La Moraleja, indica que la dieta mediterránea es la más sana. "Tomar legumbres, cereales integrales, semillas, carne magra, lácteos, frutas y verduras, así como evitar al máximo las grasas saturadas o los alimentos poco nutritivos" es lo más conveniente tanto para la madre como para el bebé, profundiza.

No obstante, advierte de que figuran algunas restricciones a tener muy en cuenta para evitar problemas como la listeriosis, el anisakis o la toxoplasmosis. Enfermedades que, precisamente, se pueden contraer a través de los alimentos.

Además, también es importante extremar las medidas de seguridad básicas en los procesos de conservación, congelación, descongelación y cocinado. De esta manera, se deben respetar las fechas de caducidad de los alimentos, que tienen que guardarse bien tapados en la nevera. Asimismo, es fundamental cuidar la higiene de todos los utensilios y herramientas de cocina que vayan a entrar en contacto con nuestros alimentos

Alimentos a evitar durante el embarazo

  • Carnes crudas o poco cocinadas. Evitar preparaciones en crudo y maceraciones como el tartar o el carpaccio.
  • Embutido. Las embarazadas pueden tomar fiambre cocido bajo en grasa, como jamón york o pavo, pero deben controlar las preparaciones cárnicas tipo paté y el embutido curado, especialmente cuando proviene de matanzas de particulares. "No obstante, si una mujer no puede resistir el capricho de comerlo, debe congelarlo previamente al menos durante 48 horas si su congelador alcanza temperaturas de -20 ºC" o harán falta más días si carecemos de esta posibilidad.
  • Pescado y marisco crudo. Es importante asegurarse de que se ha limpiado correctamente y está bien cocinado. En caso contrario, asegurarse de que se ha congelado durante al menos 48 horas a 20 grados bajo cero. Si el congelador doméstico no guarda estas condiciones, habrá que mantenerlo al menos cinco días.
  • Fruta y verdura cruda. Hay que lavarla "concienzudamente" con agua, a la que se pueden añadir unas gotitas de vinagre o lejía apta para uso alimentario. "Fuera de casa es mejor abstenerse de tomar estos productos si no tenemos la garantía de que están bien lavados", añade la experta.
  • Queso y leche sin pasteurizar. Es conveniente renunciar a los lácteos que no hayan pasado por este proceso para evitar el riesgo de contraer listeriosis, una enfermedad poco común pero muy grave.
  • Mayonesa casera o huevos crudos. No son alimentos prohibidos, pero la posibilidad de padecer una salmonelosis durante el embarazo puede acarrear serios problemas, tanto para la madre como para el bebé.
  • Cafeína y refrescos con gas. Conviene controlar el consumo de estos alimentos, reduciendo el café a no más de dos tazas al día para evitar el insomnio, los problemas gástricos y la mala absorción del calcio. "También es necesario moderar el uso de sal para mantener a raya la tensión arterial", destaca la especialista.
  • Bebidas alcohólicas. Están absolutamente vetadas, ya que podrían producir en el feto lo que se conoce como síndrome fetal alcohólico, una enfermedad que le acompañaría durante toda su vida.

Tags
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Apoteka está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.

Te puede gustar