Qué es la artrosis cervical, síntomas y pautas para tratarla

tratar-artrosis-cervical

Dormir en camas planas y evitar los sofás hundidos reduce la artrosis cervical.

Los analgésicos y los relajantes musculares aliviarán en gran medida el dolor de la artrosis cervical

Andrea Pérez
Se lee en 2 minutos

Vivir con dolor no es normal y no debemos acostumbrarnos a ello. La artrosis cervical o cervicoartrosis se produce cuando se lesiona o degenera el cartílago de las articulaciones de la columna cervical. Su síntoma más frecuente es el dolor del cuello que aparece con los movimientos. Además, los pacientes suelen sentir rigidez, aunque dura poco tiempo y mejora con el movimiento. Desde la farmacia recomiendan el uso de analgésicos sin receta y relajantes musculares para aliviar este dolor.

“La cervicalgia puede ocurrir de modo agudo, con una aparición rápida y desaparición en unos pocos días, o con más frecuencia, se comportará como una cervicalgia crónica“, explican desde el Colegio de Farmacéuticos de Almería y la Fundación Española de Reumatología. “En este último caso, el dolor aparece de modo más lento y su duración es mayor (semanas o meses). Su intensidad suele ser leve o moderada y se localiza en la parte posterior e inferior del cuello”, añaden.

Causas y tratamiento de la artrosis cervical

La Fundación Española de Reumatología señala que la causa de la artrosis es la consecuencia de una suma de factores genéticos y ambientales, aunque en algunos casos hay una causa clara como un traumatismo previo, una infección, una malformación congénita, etc. En la inmensa mayoría de los casos de artrosis cervical no existe una causa clara que justifique la artrosis y, por tanto, se considera que aparece debido a la suma de factores.

Para estos pacientes, el objetivo del tratamiento es mejorar el dolor y la calidad de vida. Para ello, se dispone de varias alternativas: medidas físicas, fármacos y cirugía.

En esta línea, el Colegio de Farmacéuticos de Almería aconseja el uso de analgesia convencional (como el paracetamol) sin receta. Si no es suficiente se puede asociar antiinflamatorios durante la fase aguda del dolor. “Por otro lado, si se considera que el componente de contractura muscular es importante, se pueden asociar relajantes musculares durante la fase aguda de la cervicalgia”, indican los expertos. Los geles y cremas específicos también ayudan a calmar los síntomas.

10 consejos para los pacientes con artrosis

Estas son las principales recomendaciones que hacen desde la Fundación Española de Reumatología y el Colegio de Farmacéuticos de Almería para mejorar la calidad de vida de los pacientes con artrosis:

Mantener un peso corporal correcto

La obesidad es una de las causas de la enfermedad y además hace que esta progrese más rápidamente. Si el paciente está obeso o con sobrepeso, es recomendable que inicie una pauta dietética para perder peso, bajo la supervisión de un nutricionista.

Calor y frío

En general, el calor es más beneficioso en la artrosis. Se puede aplicar de forma casera, con la esterilla eléctrica o la bolsa de agua caliente colocadas sobre la articulación dolorosa. Alivian el dolor y relajan la musculatura. En ocasiones, la articulación artrósica puede tener un intenso brote inflamatorio y, en esas ocasiones, es útil aplicar frío local mediante bolsas de hielo o baños fríos.

Medicación

Se dispone de muchos tipos de medicamentos sin receta que pueden ser beneficiosos en esta enfermedad, que ya hemos nombrado. Sin embargo, ha de el médico o reumatólogo el que decida, en cada momento de la evolución, cuál es el adecuado para cada paciente. No debe automedicarse. Las terapias alternativas -como la acupuntura, osteopatía- no han demostrado su eficacia científicamente, pero si desea emplearlas, consulte antes al médico para evitar problemas.

Hábitos posturales

Duerma en cama plana. Evite sentarse en sillones o sofás hundidos, y use sillas con respaldo recto, donde las caderas y rodillas mantengan una posición natural y sus pies estén en contacto con el suelo.

Ejercicio

El ejercicio protege la articulación y aumenta la fuerza de nuestros músculos. Disminuir al máximo la movilidad, hace que la persona artrósica se convierta en dependiente de los demás. Es bueno caminar, ir en bicicleta y practicar la natación, pero los deportes de contacto o de gran sobrecarga física son menos recomendables.

Reposo

No es contradictorio con el punto anterior. La artrosis es una enfermedad que cursa con periodos intermitentes de dolor, y durante las fases con mayor dolor el reposo relativo es beneficioso. También es bueno intercalar pequeños periodos de reposo durante las actividades de la vida diaria.

Evite sobrecargar las articulaciones

No coja pesos excesivos, procure no caminar por terrenos irregulares y no estar de pie excesivamente sin descansar. Use un carrito para llevar las compras. Si padece artrosis de rodilla o cadera, el empleo de un bastón para caminar disminuye la sobrecarga de esas articulaciones.

Calzado adecuado

Las personas con artrosis lumbar, de caderas o de rodillas, debe emplear un calzado de suela gruesa que absorba la fuerza del impacto del pie contra el suelo al caminar. Esto también puede conseguirse con plantillas o taloneras de silicona que se colocan en el zapato. No use zapatos con tacón excesivo. Es preferible emplear zapato plano o con un ligero tacón.

Balnearios

Los balnearios aplican aguas mineromedicinales, generalmente termales, para el tratamiento de la artrosis. Con ello consiguen mejorar el dolor y relajar la musculatura contracturada. Los llamados centros SPA realizan tratamientos estéticos y de relax mediante el uso de agua que, sin embargo, no tiene características mineromedicinales como la de los balnearios. Ambas formas pueden ser útiles en la artrosis.

Mantenga una actitud positiva

La artrosis, a pesar de todo, permite mantener una vida personal y familiar completa, con muy escasas limitaciones. En los casos más avanzados y de peor evolución, existen tratamientos quirúrgicos que pueden solucionar el problema. La artrosis per se no afecta la vida y los progresos en su investigación y tratamiento son continuos.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Apoteka está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.

Te puede gustar