¿Qué es la dieta baja en Fodmap?

dieta fodmap

La dieta Fodmap está recomendada para personas que tienen problemas intestinales.

La dieta Fodmap se basa en la disminución del consumo de algunos carbohidratos específicos

Andrea Pérez
Se lee en 3 minutos

Si sufres del Síndrome de Intestino Irritable (SII), la dieta Fodmap puede resultarte muy interesante. Fue desarrollada por investigadores de la Universidad Monash de Melbourne (Australia) para aliviar los síntomas de esta patología. En este artículo te contamos qué es la dieta Fodmap junto a profesionales.

“Fodmap es un acrónimo que en inglés corresponde a: oligosacáridos, disacáridos, monosacáridos y polioles fermentables. El acrónimo agrupa tipos específicos de carbohidratos de cadena corta que se absorben lentamente o no se digieren en el intestino delgado”, explican desde la Organización Mundial de Gastroenterología (WGO, por sus siglas en inglés).

Según indican los expertos, al ser fermentados por bacterias producen gases en el intestino y pueden hacer que se estire. En este sentido, los pacientes con SII son “hipersensibles a este estiramiento”. “En estas personas aparecen síntomas como dolor abdominal, distensión abdominal, flatulencia excesiva y cambios en los hábitos intestinales (estreñimiento y/o diarrea)”, apuntan.

Además de las personas con SII, también pueden seguirla aquellas personas que tengan colitis ulcerosa, enfermedad de Crohn y otras molestias intestinales. El principal objetivo de esta dieta es que los pacientes controlen sus síntomas e identifiquen cuáles son los alimentos que les desencadenan estas molestias. No obstante, se recomienda que un nutricionista acompañe y aconseje a la persona a seguir la dieta.

Alimentos permitidos en la dieta baja en Fodmap

¿Cuáles serían los alimentos aptos para una dieta baja en Fodmap? La dietista y nutricionista Marisa Burgos señala los siguientes:

  • Frutas: clementina, chirimoya, kiwi, limón, lima, mandarina, melón, cantalupo, membrillo, níspero, plátano, pomelo, etc.
  • Hortalizas de guarnición: apio, berza, col de Bruselas, calabaza, cardo, endivia, espinaca, judías verdes, nabo, pepino, jengibre, rábano, tomate, etc.
  • Lácteos y sustitutos: los quesos curados y secos (controlando cantidades), mozzarella, yogurt y leche (sin lactosa) y bebidas vegetales (de arroz, avellana, avena, almendra)
  • Carne, pescado y huevo: todo tipo de carnes sin procesar, pescados tanto blancos como azules y huevos.
  • Cereales y tubérculos: arroz, avena, maíz, arroz, trigo sarraceno, quinoa, patata, sorgo, tapioca, mijo, patata, yuca, etc.
  • Edulcorantes: glucosa, sacarina, chocolate negro, etc.
  • Frutos secos y aceites: nuez, aceite de oliva, girasol y vegetal.

Alimentos no recomendados en esta dieta

Por otro lado, es importante conocer qué alimentos no tienen cabida en una dieta baja en Fodmap. Burgos menciona algunos ejemplos:

  • Frutas: aguacate, albaricoque, breva, caqui, cereza, ciruela, ciruela pasa, conservas de fruta, dátil, etc.
  • Lácteos y sustitutos: leche (vaca, cabra y oveja), yogur, helado, nata, quesos blandos, mantequilla, postres lácteos, etc.
  • Verduras y hortalizas: alcachofa, ajo, brócoli espárrago, cebolla, coliflor, champiñones, escarola, espárragos, hinojo, maíz dulce, puerro, etc.
  • Legumbres: garbanzos, lentejas, judías blancas, guisantes, habas, soja y productos de soja.
  • Cereales: trigo y centeno (en gran cantidad), arroz integral, cereales y productos integrales.
  • Frutos secos: almendras, pistachos, avellanas, cacahuete, anacardos, etc.
  • Carnes: hamburguesas, salchichas, embutidos, empanadillas, etc.
  • Edulcorantes y salsas: miel, sirope de maíz o fructosa, ágave, productos light o ‘sin azúcar’ y salsas comerciales tipo barbacoa, kétchup.
  • Suplementos de fibra: fructooligosacáridos, inulina, oligofructos, etc.

“Además, se debe evitar la bollería, caramelos, galletas, flanes, helados, salsas, caldos, aderezos, adobos, embutidos y carnes procesadas. Tampoco se recomienda el consumo de las bebidas alcohólicas (especialmente vino dulce, ron, cerveza) y bebidas gaseosas”, concluye la especialista.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Apoteka está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.

Te puede gustar