Cinco bulos sobre alimentación y síndrome del intestino irritable

Síndrome intestino irritable

Un 7 por ciento de personas sufren Síndrome del Intestino Irritable (SII).

Los probióticos que se dispensan en farmacias sirven para tratar el síndrome del intestino irritable

Andrea Pérez
Se lee en 3 minutos

Molestias abdominales, estreñimiento o diarrea, sensación de hinchazón… Son algunos de los síntomas del Síndrome del Intestino Irritable (SII), también llamado colon irritable, que se detectan cada vez más en las consultas médicas. En este artículo explicamos qué es el síndrome del intestino irritable de la mano de profesionales médicos y farmacéuticos y desmentimos varios bulos que están en el imaginario colectivo.

“Es un trastorno funcional crónico del tubo digestivo. Surge porque existen alteraciones de la motilidad y/o de la sensibilidad digestiva, influenciadas por factores psicológicos”, explican desde la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI).

Síntomas del intestino irritable

Según indican desde SEMI, entre el 16 y el 25 por ciento de las consultas que se registran de Aparato Digestivo tienen relación con este trastorno, que se calcula que afecta al 7 por ciento de la población, aproximadamente. Sus principales síntomas son:

  • Cólicos y dolor abdominal
  • Alteraciones del tránsito intestinal (estreñimiento o diarreas), tanto en la frecuencia como en las deposiciones
  • Hinchazón

Consejos para tratar el intestino irritable

Antes de todo, es recomendable acudir a un médico para realizar todas las pruebas pertinentes y recibir el diagnóstico de SII y descartar el cáncer de colon. Una vez que se confirma, la farmacéutica Adela-Emilia Gómez Ayala recomienda controlar algunos agravantes de la enfermedad para mejorar la vida del paciente con síndrome del intestino o colon irritable:

  • Alimentación. Determinados alimentos producen síntomas intestinales, sobre todo cuando el intestino es sensible. Por ello, aunque no hay una correlación directa, se aconseja vigilar el consumo de ciertos productos así como sus cantidades, que pueden desencadenar una mayor actividad intestinal.
  • Estrés. Es común que los pacientes con intestino irritable sufran más síntomas en periodos de estrés. “La tensión psíquica afecta a la función gastrointestinal y produce síntomas en personas sanas. Esta afectación es mucho mayor en el paciente con SII”, relata la especialista.

Entre las opciones que están en farmacia para calmar el síndrome del intestino irritable están: los laxantes, los antidiarreicos y los probióticos. Estos últimos productos son complementos alimenticios que crean una barrera muco-protectora en el intestino, restableciendo las funciones fisiológicas de la pared del mismo y regenerando la flora.

Mitos sobre la alimentación en el SII

Desde Salud Sin Bulos han querido desmentir varios mitos de la alimentación en el síndrome del intestino irritable. En concreto citan estos cinco:

  • Los pacientes con SII no pueden comer fibra. Sí que pueden, de hecho se recomienda que incrementen su consumo de fibra soluble (en forma de mucílagos, gomas y pectinas) y reducir el consumo de fibra insoluble.
  • Tomar café puede desencadenar SII. No es cierto porque si bien la cafeína, la teína y el alcohol pueden incrementar los síntomas del SII, no son un factor desencadenante de la enfermedad.
  • Si tengo SII, no puedo tomar lácteos. La intolerancia a la lactosa puede aparecer tanto en pacientes con SII como en la población general. Por este motivo, una dieta de exclusión de lácteos se debe hacer cuando se haya detectado una mala absorción de lactosa o cuando haya síntomas relacionados con el consumo de estos productos.
  • Con el SII no se puede tomar gluten. No hay evidencia científica que aconseje una dieta sin gluten en casos de SII. Se deberá hacer si se tiene alguna enfermedad relacionada con la ingesta de gluten como celiaquía, alergia al trigo o sensibilidad al gluten.
  • El SII se puede curar con un tipo de dieta especial. Para empezar, es una enfermedad crónica así que no se puede curar. “Una dieta baja en grasas y libre de estimulantes ayudará a mejorar los síntomas, pero no debe ser el único tratamiento, sino un complemento”, subrayan desde Salud Sin Bulos.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Apoteka está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.

Te puede gustar