¿Qué es la dieta nórdica y qué se puede comer?

dieta nórdica

En la dieta nórdica se recomienda consumir tres raciones de pescado a la semana.

Reducir el consumo de grasas, sal y azúcares es uno de los principios de la dieta nórdica

Andrea Pérez
Se lee en 3 minutos

Los países nórdicos suelen ser un ejemplo a seguir en educación, cultura y sociedad. Sin embargo, sus pautas alimentarias también están calando y la dieta nórdica, recomendada por la Organización Mundial de la Salud (OMS), quiere competir contra nuestra dieta mediterránea. En este artículo explicamos en qué consiste.

"Las investigaciones demuestran que la nueva dieta nórdica y la dieta mediterránea son beneficiosas para la salud y pueden ayudar a combatir las enfermedades no transmisibles como diabetes, cáncer o problemas cardiovasculares", explican en un documento 'Menú de soluciones. Una guía nórdica para políticas sostenibles alimentarias' del Consejo Nórdico de Ministros.

Este modelo no se basa únicamente en hábitos alimentarios, sino en realizar cambios "en beneficio de la salud pública, el medio ambiente y las economías locales". Los países que apuestan por él son Finlandia, Islandia, Dinamarca, Suecia y Noruega.

Alimentos de la dieta nórdica

¿Cuáles son los alimentos que forman parte de esta dieta nórdica? En este listado están:

  • Los cereales enteros: cebada, avena, centeno, etc.
  • Las frutas.
  • Los vegetales como el kale, el repollo u otros tubérculos.
  • Las hortalizas de la zona como zanahorias, nabos, remolachas...
  • Tres raciones de pescado a la semana (preferiblemente azul): salmón, arenques, etc.
  • Lácteos desnatados.
  • Uso de aceite de colza o canola para cocinar.
  • Carnes: reducir su consumo y comer aquellas que tienen mejor calidad.
  • Evitar las grasas refinadas.

La dieta nórdica dota de un gran protagonismo a los alimentos que se producen en sus países, comer en base a los productos de temporada y optar por cocinar en casa.

Características de la dieta nórdica

Además de las comidas, el modelo nórdico cuenta con políticas alimentarias fuertes, algunas de sus particularidades, según detallan en el documento, son:

  • Estos países presentan unas tasas medias de sobrepeso y obesidad inferiores, pero "no están a salvo de los desafíos asociados a las dietas poco saludables, la falta de actividad física y las enfermedades no transmisibles". De hecho, tal y como indican los profesionales, los ciudadanos nórdicos no consumen suficientes frutas y verduras y su dieta incluye niveles demasiado elevados de sal, azúcar y grasas saturadas.
  • En esta misma línea, el Plan de Acción Nórdico actúa en tres áreas específicas: permitir que niños y jóvenes elijan opciones saludables y protegerlos de un entorno que fomenta las alternativas poco saludables; hacer que las opciones más saludables sean más fáciles para todos, y utilizar actuaciones específicas para alcanzar grupos vulnerables y en riesgo.
  • Para que todo el mundo pueda conocer cuáles son las opciones más saludables, utilizan el etiquetado. El símbolo de la Bocallave es "un programa de etiquetado en el frente del envase que destaca aquellas opciones superiores desde un punto de vista nutricional dentro de un grupo de alimentos". Se encuentra en productos como panes, lácteos, aceites, cereales, verdura, fruta fresca o alimentos preparados. Deben contener menos sal, azúcar y grasas y más granos integrales y fibra.
  • Reducir el contenido de sal a través de acuerdos con la industria alimentaria y favorecer una reformulación. "El objetivo general es la reducción del consumo diario de sal en 3 gramos, lo cual se prevé que se traduzca en 400.000 casos menos de pacientes hipertensos", concretan desde la Alianza Danesa sobre la Sal.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Apoteka está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.

Te puede gustar