Qué es y síntomas de un embarazo ectópico

embarazo

El embarazo ectópico es una de las principales causas de mortalidad materna en el mundo.

El tabaquismo, el uso de DIU o ser mayor de 35 años son factores de riesgo del embarazo ectópico

Sara Cabrero
Se lee en 3 minutos

Un embarazo ectópico constituye un factor de riesgo en la gestación tanto para la mujer como para el feto. Se produce cuando la fecundación tiene lugar en una zona diferente al útero.

En la mayoría de las ocasiones, en torno al 95 por ciento de los casos, el embarazo ectópico sucede en las trompas de Falopio y, con menor frecuencia, en otras localizaciones como el ovario o lugares del abdomen. Aunque la incidencia es reducida, en torno al dos por ciento, es una anomalía que requiere una intervención urgente.

De hecho, se trata de una de las principales causas de mortalidad materna en el mundo. Como el embarazo se produce fuera del útero, no hay suficiente espacio ni tejido nutricional para que se pueda desarrollar la gestación. Y, a medida que vaya creciendo el feto, acabará haciendo estallar al órgano que lo contiene. Por esta razón, el grado de peligrosidad aumenta a medida que avanzan las semanas. Cuando un embarazo ectópico estalla, puede provocar importantes hemorragias poniendo en peligro la vida de la madre.

Factores de riesgo del embarazo ectópico

Teresa Lozoya Araque, del Servicio de Ginecología del Hospital de Manises, indica que existen diversos factores de riego que pueden causar este tipo de embarazo:

  • Mayor de 35 años
  • Embarazo ectópico anterior
  • Aborto espontáneo o voluntario previo
  • Historia de cirugía pélvica o abdominal
  • Daño y oclusión de la trompa de Falopio por cualquier patología y/o enfermedad inflamatoria pélvica
  • Uso actual de DIU
  • Anticoncepción de emergencia
  • Inicio temprano de las relaciones sexuales
  • Determinados factores hormonales
  • Tabaquismo
  • Infertilidad
  • Técnicas de reproducción asistida

A pesar de que no se puede prevenir, la especialista defiende que hay determinadas causas “de gran peso” modificables que pueden ayudar. En este sentido, señala hábitos como el tabaquismo o las relaciones sexuales sin preservativo que pueden dar lugar a afecciones como la enfermedad inflamatoria pélvica.

¿Cómo detectar un embarazo ectópico?

Hay que tener en cuenta que los síntomas de un embarazo ectópico no suelen manifestarse desde el principio del embarazo. No obstante, si se presenta cualquiera de estas situaciones hay que acudir al médico de inmediato:

  • Pérdidas sanguíneas
  • Cólicos
  • Dolor en el abdomen

Concretamente, la farmacéutica MSD define la rotura de la estructura que contiene al feto como “un fuerte dolor constante en el bajo vientre”, acompañado de una pérdida de sangre importante que puede dar lugar sudores, mareos o desmayos. “Estos síntomas pueden indicar que ha perdido tanta sangre que tiene la presión arterial peligrosamente baja” llegando a producirse un shock.

Tratamiento de un embarazo ectópico

Según apunta Sanitas, hay dos formas de abordaje en función del riesgo que suponga para la madre:

  • Interrupción del embarazo. Si se considera que su progresión supone una importante amenaza para la vida de la madre y las expectativas de viabilidad del feto son escasas, se procede a la interrupción quirúrgica del embarazo.
  • Sucesión del embarazo. El embarazo sigue adelante si el feto alcanza la suficiente madurez como para sobrevivir fuera del útero. En este caso, se habla de embarazo de alto riego y, generalmente, requiere un parto por cesárea.

Por otro lado, Lozoya Araque cuenta que es posible quedarse otra vez embarazada después de una gestación de este tipo. Explica que, aunque generalmente la trompa de Falopio donde se ha producido el embarazo ectópico suele quedar dañada, no se descarta esta posibilidad. Y añade que, si las dos trompas estuvieran dañadas, se podría optar por técnicas de reproducción asistida.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Apoteka está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.

Te puede gustar