¿Qué supone tener mala circulación en las piernas?

mala circulación piernas

No se recomienda llevar tacones si se tiene mala circulación en las piernas.

La mala circulación en las piernas afecta a casi el 30% de los adultos, sobre todo a mujeres y mayores de 50

Andrea Pérez
Se lee en 3 minutos

Sentir las piernas cansadas es el primer síntoma de una mala circulación. En el momento en que la sangre no llega de manera correcta a todas las partes del cuerpo, hay un problema. En este texto, los expertos nos hablan de la causa de la mala circulación en las piernas y de qué podemos hacer si la sufrimos.

"La función de las venas en el sistema circulatorio es recoger la sangre de todo el cuerpo para llevarla de vuelta al corazón. Allí se oxigena de nuevo y sale a través de las arterias para irrigar otra vez todos los tejidos", explican desde la Sociedad Española de Farmacia Comunitaria (Sefac).

"En el caso de la circulación venosa de las piernas, para que la sangre circule en contra de la gravedad la contracción de los músculos de las mismas actúa como una bomba presionando las venas a las que rodea Además, las venas disponen de unas pequeñas válvulas que se abren con el paso de la sangre y se cierran para impedir su retroceso, consiguiendo impulsar la sangre hacia arriba", añaden.

Causas de la mala circulación de las piernas

En el momento en que el retorno venoso falla, la sangre se estanca y las venas se dilatan, según los expertos. Es entonces cuando aparecen los primeros síntomas: hinchazón y pesadez de las piernas. Si continúa, pueden aparecer varices y la enfermedad insuficiencia venosa crónica (IVC).

No obstante, hay factores que aumentan el riesgo de sufrir mala circulación de las piernas. Los farmacéuticos los distinguen en dos tipos:

  • Factores no evitables: la edad, la predisposición genética, el estado hormonal, los pies planos y antecedentes personales.
  • Factores evitables: el estreñimiento, el sedentarismo, usar ropa ajustada a la cintura, el sobrepeso u obesidad.

Síntomas de la mala circulación de las piernas

Esta patología afecta a entre el 20 y el 30 por ciento de la población adulta, especialmente a mayores de 50 años y a mujeres. Tal y como detallan desde Sefac, sus principales síntomas son:

  • Calambres o espasmos musculares
  • Cansancio
  • Hormigueo
  • Hinchazón en miembros inferiores
  • Varices
  • Pesadez y edemas en las piernas
  • Dolor
  • Parestesias nocturnas (sensación de adormecimiento de las piernas).

Además, en las mujeres estas manifestaciones pueden incrementarse en los cambios hormonales: el embarazo, la menstruación o la toma de anticonceptivos.

Tratamiento para la mala circulación en las piernas

Para aliviar los síntomas de la mala circulación, los especialistas dan una serie de recomendaciones:

  • Tener las piernas elevadas por encima del corazón durante 30 minutos de 2 a 3 veces al día. Este ejercicio se puede hacer sentados en un sillón o sobre unos cojines. Hay que procurar no cruzar las piernas.
  • Estimular la movilidad de las piernas. Al menos media hora al día se aconseja caminar, pedalear o nadar.
  • El calzado que se use debe ser cerrado, ancho y cómodo. Mejor evitar los tacones.
  • No es recomendable poner las piernas cerca de fuentes de calor (radiadores, estufas o exposición prolongada al sol).
  • La ropa también debe ser amplia y de tejidos naturales para favorecer la transpiración de la piel.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Apoteka está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.

Te puede gustar