Encuentra el tipo de sacaleches que mejor se adapta a tus necesidades

tipos-de-sacaleches

Los sacaleches, una herramienta útil para disponer de leche materna en cualquier momento.

Existen distintos tipos de sacaleches que se amoldan a las necesidades de cada mamá

Sonia Navarro
Se lee en 4 minutos

Los sacaleches eléctricos se han convertido en una herramienta muy útil para las madres que han apostado por la lactancia materna, ya que ofrecen la oportunidad de almacenar y conservar la leche para que esté lista en el momento de la toma.

Las madres que eligen la lactancia materna pueden enfrentarse a diferentes situaciones en las que necesiten recurrir a la extracción de leche. Por ejemplo, en el caso de la lactancia materna a demanda, no siempre puede estar disponible la madre para amamantar a su bebé ya sea por cuestiones laborales o de otro tipo. Por lo tanto, guardar en la nevera o en el congelador un biberón con leche materna puede ser la solución perfecta para estas situaciones.

Entre la variedad de sacaleches que se pueden encontrar en las farmacias están los eléctricos, anteriormente mencionados, los manuales y los dobles. Estos últimos son igual que los eléctricos, pero ofrecen la posibilidad de sacar leche de los dos pechos a la vez.

Una ventaja que ahorra tiempo y que ha sido muy utilizada por famosas como la influencer italiana Chiara Ferragni, quien lo ha utilizado recientemente tras reincorporarse a su trabajo después de haber dado a luz a su segunda hija, Vittoria.

Tipos de sacaleches según las necesidades

En el caso de los distintos tipos de sacaleches, desde la Asociación Española de Pediatría (AEP) diferencian los modelos dependiendo de las necesidades de la mamá lactante.

  • Sacaleches manual. Requieren del esfuerzo y la práctica de la madre. Son pequeños y cómodos de transportar.
  • Sacaleches eléctrico. Uno de los más vendidos en las farmacias. Es más rápido que el manual y más práctico.
  • Sacaleches doble eléctrico. Es mucho más efectivo y rápido que el sacaleches eléctrico individual. Aun así es más caro y difícil de transportar.

En cuanto a las recomendaciones específicas para elegir uno u otro, la farmacéutica Margarita Mínguez explica que los manuales ya están más en desuso porque son más complicados de utilizar e “incluso pueden hacer un poco de daño en el pecho si no se tiene práctica”.

En cambio, recomienda los eléctricos “por su usabilidad y practicidad” cuando se está fuera de casa. “Los sacaleches eléctricos de última generación vienen con regulación de velocidad, algo que facilita la extracción para las madres”, señala la farmacéutica.

Los sacaleches dobles eléctricos, por su tamaño, los aconseja para aquellas madres que quieran utilizarlos única y exclusivamente en sus casas, ya que son más difíciles de transportar.

Además, en la farmacia también se pueden encontrar complementos para estos aparatos como embudos con distintas tallas de pecho, tops de extracción y bolsas o recipientes de almacenamiento para la leche materna ya extraída.

¿Cómo guardar la leche ya extraída?

En cuanto a cómo almacenar la leche que ya ha sido extraída, los expertos de la AEP recomiendan seguir una serie de pautas:

  • Mantener una estricta higiene de manos antes de manipular la leche. La limpieza del pezón antes de extraer la leche no es necesaria, basta con una ducha diaria.
  • Etiquetar la leche con la fecha y hora de la extracción.
  • Refrigerarla cuanto antes. Una vez extraída debe guardarse en la nevera o ser congelada, dependiendo de cuando vaya a ser consumida por el bebé.
  • Evitar cambios de temperatura. No guardarla en la puerta de la nevera.
  • Guardar pequeñas cantidades en botellas destinadas a ello mejor que en bolsas.

Para descongelar la leche materna es preferible hacerlo de forma que se descongele dentro de la nevera, recomienda la farmacéutica. También puntualiza que, si se quiere ganar tiempo, puede descongelarse al temperatura ambiente pero reitera que nunca se descongele en el microondas. En este sentido desde la Asociación Española de Pediatría también hacen hincapié en este aspecto porque “el calentado es irregular” y puede producir quemaduras. Tampoco recomiendan calentarla directamente en el fuego.

Por último, a la hora de limpiar los sacaleches, la farmacéutica recomienda utilizar únicamente agua y jabón. También explica que “se pueden llegar a meter en el esterilizador de biberones, pero no es muy recomendable, con agua caliente y jabón bastaría”.

Esta práctica debe realizarse después de cada extracción, ya que, como indica Margarita Mínguez “si no quedarían restos de leche que podrían desencadenar en algún problema de bacterias”.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Apoteka está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.

Te puede gustar